Publicidad
Más calidad que cantidad en la Liga femenina

Más calidad que cantidad en la Liga femenina

DEPORTES IR

Marta y Luzma, dos luchadoras que ‘aparecen y desaparecen’. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Marta y Luzma, dos luchadoras que ‘aparecen y desaparecen’. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 22/11/2020 A A
Imprimir
Más calidad que cantidad en la Liga femenina
Lucha Leonesa En la temporada 2007 empezó una competición que no acaba de consolidarse
No es todavía muy ‘largo’ el palmarés de la Liga masculina (35 años) si lo comparamos con los 80 del Provincial, pero ya va siendo significativo. Pero más corto es aún, y lleno de problemas y palos en las ruedas, el de la Liga femenina, con 13 años de existencia desde  que arrancara en 2007 después de una larga espera, que equipara la lucha a tantos otros campos en los que la mujer encontró muchos obstáculos. Buena prueba de la paciencia y fuerza de voluntad de las luchadoras podría ser Tamarina, que primero llegó a luchar en la Liga masculina para poder competir y después convenció a su madre para que compitiera y así lograr que creciera la participación.

Fue en el año 2007 cuando arrancó la Liga y dos de aquellas campeonas están en lo más alto del palmarés de corros ganados: la ya citada Tamara Gómez, campeona de ligeros; y Miriam Marcos, campeona en medios y que es quien más victorias atesora en esta competición, con 78 corros ganados y, como en el caso de Clemente, también en todas las categorías, con un añadido al que nunca se le da la importancia que tiene: Miriam llegó a ganar en las tres categorías en un mismo corro, fue en el Campeón de Campeones del año 2016. Se había clasificado para las tres categorías por haber ganado algún corro en ellas a lo largo de la temporada y venció en las tres categorías. Una gesta  casi increíble curiosamente en su último año en activo pues después le sobrevino una grave enfermedad, que venció con el mismo tesón que en los corros, y su regreso fue en un Europeo de Luchas Celtas, «porque lo necesitaba» y después, para no alejarse de su deporte, dio el salto al arbitraje donde, dicho sea de paso, está mostrando solvencia y autoridad en los corros.

La tercera campeona de aquel 2007 fue Laura Gutiérrez, que lo dejó muy pronto, y al podio de pesados llegó pronto, en 2009 (aunque sólo ganó un corro ese año) Mónica Matía, que sumó 60 victorias hasta 2016.

Seis años luchó Noelia Morala pero suficientes para que Moralina se colocara allá arriba; y otra gran campeona, Marta Llamazares, lo que le ocurrió es que por diferentes motivos acudía a muy pocos corros, pero recordados, su combates con Miriam hicieron historia, de los que ya merecía la pena haber ido al corro.
Volver arriba
Newsletter