Publicidad
Mañuecos, Igeas y Tudancas

Mañuecos, Igeas y Tudancas

OPINIóN IR

28/04/2021 A A
Imprimir
Mañuecos, Igeas y Tudancas
El que guarda siempre encuentra. Por eso en la hemeroteca, maldita con demasiada asiduidad, puede uno leer de todo. Desde las historias y personajes que han dado sentido al viejo oficio de andar y contar, hasta una buena colección de promesas incumplidas y de datos que con el paso del tiempo solo han ido a peor. Todas las páginas escritas caducaron al poco de ser impresas, y hasta alguna vio la luz quedando ya obsoleta por el vertiginoso ritmo de una actualidad que se mueve a la velocidad de la luz. Pero en ellas hay frases que, por mucho que haya pasado el tiempo, no caducan ni pasan de moda aunque nos gustaría que así fuera. Recuerdo con especial cariño la que me dijo Ricardo Pellitero, alcalde de Villabraz, allá por octubre de 2019 con una legislatura recién estrenada: «A Mañuecos, Igeas y Tudancas les traería a sacar abono a horca y carretillo a nuestros pueblos». Me comentó aquello a raíz de una pregunta que le hice sobre qué es lo que diría a los políticos de la Junta de Castilla y León si les tuviera delante. Lo que él reclamaba, como todos los paisanos de nuestros pueblos, era que quienes deciden en qué gastar los impuestos que pagamos tuvieran la deferencia de conocer el terreno, de saber lo que es vivir sin médico en el pueblo a los 80 años o lo que es querer montar una empresa en él sin conexión a internet. Si formulo de nuevo hoy la misma pregunta a Pellitero, como ejemplo de paisano, no creo que la respuesta fuera muy diferente a la que me dio puesto que de 2019 a ahora ha pasado el tiempo, han ido llenándose titulares que ya crían polilla en la hemeroteca y las reclamaciones siguen siendo las mismas, e incluso más. Mientras escribo estas líneas, se suceden Mañuecos, Igeas y Tudancas por el estrado de las Cortes de Castilla y León en un pleno soporífero del que saldrán unas cuantas descalificaciones y no muchas soluciones. Visto lo visto, si vienen que no tiren de horca, mejor que limpien la arrobadera.
Volver arriba
Newsletter