Publicidad
Luis Rodríguez: "Lo peor que nos podía pasar era estar bloqueados"

Luis Rodríguez: "Lo peor que nos podía pasar era estar bloqueados"

LNC VERANO IR

La banda León Benavente regresa este jueves para protagonizar el cuarto concierto del Festival León Solo Música. Ampliar imagen La banda León Benavente regresa este jueves para protagonizar el cuarto concierto del Festival León Solo Música.
Joaquín Revuelta | 22/07/2021 A A
Imprimir
Luis Rodríguez: "Lo peor que nos podía pasar era estar bloqueados"
Música León Benavente encara la recta final de la larga y fragmentada gira de promoción del disco ‘Vamos a volvernos locos’ con su segundo concierto en León que propiciará su debut en el Palacio de Exposiciones
La segunda fase del Festival León Solo Música se celebra a partir de este jueves con la actuación prevista a las 21:00 horas en el Palacio de Exposiciones de la banda León Benavente. Se trata del segundo concierto que la formación realiza en la capital leonesa dentro de la gira de promoción de su último trabajo discográfico ‘Vamos a volvernos locos’ (Warner Music), pues el 8 de  febrero de 2020 ya actuó en Espacio Vías dentro del programa San Miguel Music On Air. Tan solo un mes después la gira se vería interrumpida por la declaración del estado de alarma como consecuencia de la pandemia. Luis Rodríguez, guitarrista del grupo, recuerda el efecto inmediato que tuvo la declaración del estado de alarma y que fue el parón total, algo que afectó anímicamente a unos músicos profesionales que llevaban casi dos décadas en la carretera. «De repente esa alteración de la rutina diaria es lo que realmente nos descolocó. No obstante, a pesar de no poder tocar nos sacudimos el miedo y seguimos manteniendo la conexión cada uno desde su casa vía internet o a través del teléfono móvil. César y yo vivimos cerca y nos veíamos de vez en cuando», reconoce el asturiano del grupo, que confiesa que durante las primeras semanas del confinamiento no estaba el cuerpo ni la mente preparados para ciertas cosas. «Había mucho susto en el cuerpo porque todo lo que estaba sucediendo parecía como salido de una película distópica. Pero creo que al menos en nuestro caso rápidamente la música volvió a salvarnos la vida y nos mantuvimos ocupados no componiendo estrictamente sino estando como grupo unido y cuando nos podíamos mover nos veíamos, porque lo peor que nos podía pasar era tener que vivir toda esta situación y encima estar bloqueados. Había que sortear el bloqueo como fuese y empezar a hacer algo».  

Luis Rodríguez recuerda que fue en el verano del 2020 cuando el grupo intentó retomar su actividad concertística porque tanto sus cuatro componentes como el resto del equipo que les acompaña necesitaban trabajar. «No recuerdo muy bien el número pero fueron alrededor de quince conciertos en una gira que llamamos extraordinaria por la situación que nos íbamos a encontrar en la vuelta a los escenarios. Uno de esos primeros conciertos lo dimos en uno de los fondos del Camp Nou para un aforo de ochocientas personas. Para nosotros fue una de las experiencias más impactantes vividas en muchos años porque veníamos de los conciertos multitudinarios de los meses previos a la pandemia y ver aquellos nos impactó mucho», comenta el guitarrista de la León Benavente, para quien el público tuvo que acomodarse a unos protocolos que no favorecían precisamente ese «intercambio bidireccional de energía» –en palabras de Rodríguez– que siempre ha caracterizado a la banda. «Nosotros hacemos canciones que desprenden emoción, pero la emoción vuelve del público a nosotros. Siempre se tiende a comparar lo de ahora con lo de antes, lo que me parece un error, porque lo que podía hacerse en el verano del 2020 no es muy diferente de lo que tenemos ahora, pues sigue habiendo limitación de aforos y sillas en los conciertos. Aún así nosotros siempre intentábamos sobreponernos a la situación y ofrecer la misma energía. Al principio iba la gente muy descolocada, pero yo creo que se entendió rápidamente que esto es un mal trago, es una situación que a nadie le gusta pero que es un paso inevitable para llegar a lo que teníamos antes de la pandemia. Porque al final es o esto o nada», sentencia.

Pasado el verano del año pasado y dada la imposibilidad de tocar en recinto cerrados, los componentes del grupo optaron por encerrarse en el local de ensayos para seguir trabajando en las canciones del próximo disco. «Volvimos a reunirnos para ver cosas, hacer música, experimentando con nuevos instrumentos, investigando en definitiva, que es lo que hace un músico», señala el guitarrista asturiano, que no ha querido desvelar ningún aspecto referente a las nuevas canciones que darán forma al futuro álbum. Sí se detiene sin embargo en el lanzamiento del single ‘Niño futuro’, una versión de la canción de Rafa Berrio que han grabado como homenaje al músico fallecido el pasado año. «Es un single que sacamos y está ahí porque teníamos una relación muy estrecha con Rafa Berrio, lo admirábamos mucho y cuando nos propusieron grabar esta versión de ‘Niño futuro’ vimos que nos encajaba y nos apetecía. Lo hicimos con mucho respeto y muchísimo cariño. Ya la hemos tocado en algún concierto y la verdad es que es muy emocionante por todo, porque te vienen cosas a la cabeza, porque es una canción nueva... Personalmente estoy muy orgulloso de cómo quedó».

León Benavente, que con anterioridad ha tocado en El Gran Café y Espacio Vías, estrena este jueves un nuevo escenario, el Palacio de Exposiciones, que a partir de las 21:00 horas acogerá la actuación de la banda tras hacerlo con anterioridad The Grooves. «En León siempre nos tienen mucho cariño. En mi caso lo veo muy cercano porque soy de Moreda de Aller, cerca de Mieres, y León siempre ha estado muy presente. ¿Qué esperamos del concierto? Pues que venga mucha gente, siempre dentro del límite del aforo permitido. Somos conscientes de que no será un concierto como los anteriores, pero insisto en que pretender comportarse como antes no tiene sentido porque es tirar piedras contra nuestro propio tejado. Lo que sí se va a encontrar el público es a un grupo que sobre el escenario se va a comportar como si no hubiera restricciones porque la energía que vamos a transmitir es la misma. Hemos hecho ya seis conciertos y no sabemos tocar las canciones de otra forma», concluye.
Volver arriba
Newsletter