Publicidad
Luis Grau: "Nadie cambia estar delante de un cuadro por ver una fotografía"

Luis Grau: "Nadie cambia estar delante de un cuadro por ver una fotografía"

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 07/04/2020 A A
Imprimir
Luis Grau: "Nadie cambia estar delante de un cuadro por ver una fotografía"
Patrimonio cultural El Museo de León viene comentando a través de sus redes sociales una selección de las mejores piezas que conforman su colección permanente, además de poner en marcha una nueva edición del certamen de fotografía con el lema este año de ‘Museos desde casa’
Internet y las redes sociales se llenan estos días de propuestas culturales y de ocio que ayudan a sobrellevar de la mejor manera posible estas semanas de confinamiento en los hogares como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el Covid 19. Una de ellas es la que está llevando a cabo en su recién creada cuenta de Instagram y también en Facebook el Museo de León con el comentario de algunas de las mejores piezas de su colección permanente. «Íbamos a hacerlo con las mejores quince piezas pensando que el confinamiento no iba a durar tanto y ahora lo hemos ampliado. Lo venimos haciendo desde el pasado 28 de marzo y si no llevo mal la cuenta creo que son diez con la publicada este lunes», señala Luis Grau, que comenta que la cuenta de Instagram, que se abrió coincidiendo con esta iniciativa, cuenta ya con algo más de medio centenar de seguidores, «lo que está muy bien para el poco tiempo que lleva abierta, mientras que en Facebook superamos el centenar, aunque depende de la pieza que se presenta cada día».

Sobre la extensión de los textos explicativos, Grau comenta que en Facebook son un poco mayores porque lo permite el medio, lo que no sucede en el caso de Instagram, «que no te deja publicar más de cinco o seis líneas. No obstante, la gente que usa Instagram no es de leer, es un medio más visual. Cada medio exige un tratamiento diferente», opina el arqueólogo e historiador, que destaca que en ningún caso se utiliza un lenguaje técnico en los comentarios de las diferentes piezas de la colección permanente del Museo de León en la pretensión de que pueda llegar a todo el mundo. «Así como en Facebook nos dirigimos personalmente, pero lo hacemos con un tipo de texto como más elaborado en el sentido de que se parece mucho a lo que son los catálogos divulgativos, en Instagram es un lenguaje más directo, es más digamos una conversación de tu a tu. Luego también solemos responder a los comentarios de la gente, estamos un poco pendientes de lo que el usuario pone y le contestamos. Aunque es una tarea que realizo personalmente, amigos y colaboradores del museo, como Jesús Celis, se ha lanzado a responder también con motivo de algunas piezas prehistóricas, dando lugar a unos diálogos muy interesantes que además te permiten relacionarte con un tipo de visitante muy diferente, como es el visitante de las redes sociales que no es un visitante muy museístico, porque los museos nos entendemos mejor con la realidad, pero qué le vamos a hacer, ahora no queda otra», señala Grau, que reconoce que el comentario más habitual y el que más les satisface es el de la persona que dice: «qué interesante, voy a ir a verlo, porque no sé si mis compañeros pensarán lo mismo, pero yo soy de la opinión de que no hay ninguna realidad virtual que sustituya a lo presencial. Los museos trabajamos con materia, con realidad. De hecho somos uno de los pocos medios de comunicación que no puede sustituirse por la imagen virtual, porque el estar delante de la obra de arte no es sustituible. De ahí que los museos sigan aumentando sus visitas. Nadie cambia el estar delante de un cuadro por ver una fotografía, aunque luego quiera llevarse el recuerdo. Aparte de eso, no está mal la difusión a través de las redes, porque otra misión de los museos es recordar, educar, instruir o acercar el arte patrimonial al público, y eso se hace bien ahora con todos los medios a nuestro alcance».

Sobre la selección de las piezas que forman parte de esta iniciativa online del Museo de León, su director explica que es una selección que lleva hecha algún tiempo y que es susceptible de ser modificada ligeramente y que refleja las mejores obras con que cuenta en la actualidad este centro. «Es una selección que coincide con la guía de las mejores piezas que tenemos publicada en papel, pero que lleva ya agotada unos cuantos años y que por eso reeditarla en este medio virtual no viene nada mal. Bien es verdad que hay variaciones, porque la fotografía aquí tiene más calidad y es de más tamaño que en papel, los textos sin embargo son más cortos, hay variaciones en las piezas, la diferencias en definitiva de dos medios diferentes de divulgación como son el libro e Internet», sostiene.

Preguntado qué posición ocuparán los museos en esa desescalada progresiva del confinamiento anunciada por el Gobierno para dentro de tres semanas y que conducirá previsiblemente a una cierta normalidad, Grau cree que «la lógica te dice dos cosas: primero, que la actividad económica empieza siempre por la base y que por tanto el sector servicios será el último en reactivarse, y en segundo lugar que dentro del sector servicios o del área cultural, por decirlo de alguna manera, aquellos lugares de pública concurrencia donde se produce una aglomeración de gente van a ser los últimos o al menos los más arriesgados de poner en marcha. Dentro de esa concurrencia pública, los museos no son cines, no son espacios donde a determinadas horas se junten doscientas personas. Eso sucede en los museos en ciertos momentos, por lo que a lo mejor tiene que cambiar de comportamiento durante un tiempo y no efectuar actividades que provoquen esas aglomeraciones sino mantener la apertura del centro con una especie de ‘numerus clausus’ digamos, de aforo mucho más limitado del que tenía», señala Grau, que ve el verano como una utopía. «Nosotros antes de que llegue el verano tenemos una cosa muy interesante y donde hemos puesto mucha ilusión que es el concurso de fotografía, que este año lo hemos tenido que cambiar un poco y hemos puesto como leit motiv ‘Museos desde casa’, que es un llamamiento a que el público nos envíe una o varias fotografías no sobre qué piensan del museo desde casa sino sobre la idea que el museo puede estimular estando en casa. No querría dar ninguna pista cortando la posibilidad de que haya otras. No se trata de cerrar con ese tema la posibilidad de que alguien se exprese de determinada manera, sino al contrario, que estando en casa podamos hacer una fotografía que tenga algo que ver con los museos, desde todos los puntos de vista. No estamos cerrando sino al contrario. Nos hace mucha ilusión porque es la primera vez que seguramente nadie va a poder mandarnos fotografías tanto del Museo de León como de otros museos sino que los participantes van a tener que echarle imaginación y pensar algo diferente».

Luis Grau cree que, cuando se reabra el museo, esa va a ser la primera actividad que tenga una cierta diferencia respecto a lo que será simplemente abrir las puertas. «Primero habrá que hacer la selección del ganador o ganadora, que como sabéis se expone públicamente en el museo durante todo un año, que esta vez presumiblemente será de junio de este año a junio del año que viene, y después habitualmente se plantea una exposición que bien puede ser en los medios virtuales o en el propio museo, que es algo que tendremos que ir viendo porque dependerá del calendario, que como puedes suponer se ha desbaratado completamente por esta crisis».

Grau no descarta que en un futuro se haga una exposición con todas las fotografías ganadoras de las distintas ediciones del certamen de fotografía del Día Internacional de los Museos. «Entonces habrá una fotografía que sea diferente del resto y que será un fiel reflejo del tiempo diferente que ahora nos ha tocado vivir», concluye.
Volver arriba
Newsletter