Publicidad
Los pueblos leoneses paran por su futuro

Los pueblos leoneses paran por su futuro

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Alfonso Martínez / Teresa Giganto | 04/10/2019 A A
Imprimir
Los pueblos leoneses paran por su futuro
Demografía El medio rural protagoniza este viernes un paro de cinco minutos para exigir soluciones tras medio siglo perdiendo población
La provincia de León lleva una década perdiendo población de manera continuada. Sin embargo, si se analizan los datos referidos exclusivamente a las zonas rurales, el drama demográfico dura ya casi medio siglo.

La España Vaciada consiguió llenar las principales calles de Madrid el pasado mes de marzo y este viernes se enfrenta a su segundo gran reto, un paro general en todos los pueblos del país para clamar por su futuro y pedir medidas que eviten su desaparición.

La Coordinadora de la Revuelta de la España Vaciada, que cuenta con más de un centenar de colectivos adheridos a ella y por el momento ninguno de la provincia de León, ha convocado una protesta que se prevé a mediodía y que tendrá una duración de cinco minutos. El objetivo, que se tenga en cuenta a los pueblos. Y para ello, se pretende parar su actividad productiva para poner de manifiesto que los habitantes que padecen las consecuencias del reto demográfico al que se enfrenta el país siguen clamando por la materialización de soluciones, más allá de las palabras.

Las cifras ponen negro sobre blanco la dimensión de ese reto. La provincia de León tenía a principios de año un total de 462.566 habitantes. Esa cifra llega después de diez años de descensos consecutivos. El 1 de enero de 2009 había 495.041 y se registraba el último incremento poblacional. La merma desde entonces es de 32.475 vecinos.

Pero la sangría es mayor si se tiene en cuenta únicamente a las zonas rurales de la provincia, es decir, si se obvian los datos de León –y los principales municipios del área metropolitana, San Andrés del Rabanedo, Villaquialmbre, Valverde de la Virgen y Sariegos– y Ponferrada. En este caso, el dato más actual ofrecido por el INE es el del 1 de enero de 2018 y se sitúa en 211.905 habitantes. Dos décadas antes, justo cuando comienzan a publicarse estos datos desglosados por municipios, la cifra ascendía a un total de 273.862 moradores en las distintas zonas rurales.

Cuesta abajo y sin freno

Al contrario de lo que ocurre en el conjunto de la provincia, los datos de los pueblos han experimentado desde entonces una trayectoria descendente que no ha tenido freno. Son casi 62.000 los habitantes perdidos, muchos de los cuales optaron por trasladarse a los grandes municipios antes citados, sobre todo los del área metropolitana de León. En todo caso, el drama demográfico de las zonas rurales viene de mucho antes de que existiesen los datos por municipios, ya que los referidos al conjunto de la provincia reflejan descensos de población prácticamente continuados desde 1971 (cuando empieza la serie histórica del INE). Solo se observan incrementos entre los años 1982 y 1986, coincidiendo con el asentamiento definitivo de la democracia y el denominado estado del bienestar, y entre los años 2004 y 2007, caracterizados por un intenso crecimiento económico que se truncó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria española y el estallido de la crisis internacional.

Más allá de los datos, hay que tener en cuenta la situación política. Primero fue la campaña electoral, que transcurrió con la despoblación de fondo, y ahora, la falta de un Gobierno que pueda poner en marcha medidas que reclaman desde la España Vaciada como «inmediatas». Como consecuencia de lo anterior, la España Vaciada quiere dar de nuevo un toque de atención a las administraciones y dirigentes encargados de tomar las decisiones pertinentes que hagan frente a la pérdida de población en algunas zonas de España.

Y la plataforma propone en este sentido un Pacto de Estado que incluya la puesta en marcha de una serie de medidas concretas basadas en las distintas necesidades de las zonas más afectadas por el reto demográfico. Infraestructuras, telecomunicaciones, políticas de equilibrio y cohesión territorial, el impulso de la actividad económica, los servicios, la vivienda o el cambio de imagen del medio rural son algunos de los ámbitos en los que ven preciso trabajar. Se trata en definitiva de acabar con las desigualdades territoriales internas entre las dos Españas, la urbana y la rural.

Proyecto Aire


Coincidiendo con el paro, los Grupos de Acción Local (GAL) Adescas y Montañas del Teleno presentarán un proyecto de cooperación con el objetivo fundamental de combatir la despoblación. Será en la Cámara de Comercio de Astorga a partir de las 11 horas.

El programa Apoyando Iniciativas de Repoblación y Emprendimiento (Aire) es una iniciativa de carácter práctico que pretende implementar medidas específicas para fijar y atraer personas al medio rural de la comunidad. Cabe señalar que, además de los citados, en la iniciativa participan otros diez Grupos de Acción Local de Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia y Valladolid.

Dentro de la presentación de esta iniciativa, a mediodía habrá una pausa que servirá para sumarse al paro de cinco minutos convocado en las zonas rurales de toda España. Se prevé que este gesto llegue también a otros muchos puntos de la provincia, como es el caso de las protestas convocadas en Sahagún o Valencia de Don Juan.

Cabe señalar finalmente que también los sindicatos agrarios Asaja y Ugal-UPA, y la Asociación de Mujeres Leonesas del Medio Rural (Amulemer) van a secundar el paro de la España Vaciada desde sus sedes en León.
Volver arriba
Newsletter