Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los politólogos servimos para algo

Los politólogos servimos para algo

OPINIóN IR

21/05/2019 A A
Imprimir
Los politólogos servimos para algo
Todo pasa, solo quedan los recuerdos, aquellos que fueron escritos. El Gobierno ya tiene un color, y habrá que pensar con quién sumar u optar por una legislatura a la portuguesa, donde los pactos serán decisivos y los acuerdos para ello nada fáciles.

Aún no se ha mostrado la mano de cartas, se encuentran boca abajo a la espera de los resultados de las inminentes elecciones Europeas, Autonómicas y Municipales. Los electores desdeñan entre ellas las Europeas, aquellos quienes habrán de representarnos ante Europa, ese espacio donde se decide la suerte de los paises: producción agrícola, tasa de capturas de pesca, cierre de minas, niveles permitidos de contaminación, subvenciones a diferentes proyectos...¡Ya ven, casi nada! Y seguimos indiferentes más preocupados por el estado de las aceras, el plan de urbanismo, dinamización del tejido empresarial, planes de cultura, convenios de limpieza y trasporte urbano...cosas importantes, sí, pero no ajenos en parte a las cuentas europeas, cuentas que dependen del nivel de endeudamiento permitido desde Bruselas, cuentas que no habrán de aprobarse sin pasar por el cinturón del Banco Central Europeo. No duden que debemos pensarnos muy mucho a quién votar.

Las tabernas son lugares de encuentro, donde se realizan porras sobre los futuros resultados electorales, en base a lo que se respira en cada pueblo o ciudad. El ‘maestro’ Tezanos ha dado en el clavo en la anterior encuesta del CIS, y ahora es respetado y casi venerado, con mucha razón hemos de decir. El mapa pintado por las diferentes encuestas que han poblado estos días las portadas de nuestros periódicos y ocupado mucho espacio en las ondas de radio y los destellos televisivos, avanzan un nuevo desastre para el PP perdiendo Madrid y Castilla y León, feudos tradicionales de la derecha; sumado a ello, multitud de Ayuntamientos cambian de cabeza y el rojo socialista cae cual eclipse parcial sobre el azul abatido del PP.

Lejos de dejarnos llevar por la marea popular, ambos contendientes PP y PSOE, habrán de pactar en la Mayoría de Ayuntamientos de León, sobretodo en los más poblados. Pactos con multitud de partidos de diferente tendencia ideológica, que en muchos casos serán llave necesaria y por sorpresa, para el Gobierno de los diferentes consistorios. Seguro que un mal resultado electoral puede traducirse en mucho poder de decisión, si no recordemos los resultados de las elecciones andaluzas.

Los politólogos estamos para algo, y nosotros los primeros, tendremos mucho que trabajar para mejorar la tergiversada imagen de la política ante la opinión pública. Para ello habremos de opinar desde el estudio, desde el rigor, desde el conocimiento académico; dejemos a un lado los chascarrillos de taberna, las porras de colegas, y salgamos de la caverna para ver con nuestros propios ojos la realidad que nos es propia. Aportemos algo a la sociedad para hacerla más rica, sentemos pilares sólidos a nuestra futuras generaciones. Pocos, hacemos un ejército efectivo si se hace bien.

Con este ensayo de opinión cerramos ‘El Politoscopio’, ese lugar entre columnas de colegas de lo más variopinto, con olor a tinta y a rotativa de éxito. Un espacio libre y orgulloso de hablar aprendiendo, para todos y todas, guste más o menos; por una sociedad más» justa y pensadora».

No podemos finalizar y firmar la paz, sin nuestra frase de la semana, tan propia como todos nosotros:

«El trabajo va a ocupar gran parte de tu vida. La única forma de estar realmente satisfecho es hacer aquello que crees que es un buen trabajo, y la única forma de hacer un gran trabajo es amar aquello que haces». Steve Jobs.

Pedro Villanueva es politólogo



Volver arriba
Newsletter