Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Los personajes del tío Ful: Rosa Gutiérrez, maestra jubilada, guía altruista

Los personajes del tío Ful: Rosa Gutiérrez, maestra jubilada, guía altruista

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 14/07/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Rosa Gutiérrez, maestra jubilada, guía altruista
Personajes "Una maestra lo es toda la vida", dice ‘doña’ Rosa, que lo fue muchos años y que ahora vuelca su vocación de enseñar en el museo que fue creando pieza a pieza
Cuando Laura le pregunta dónde le podría hacer la foto no lo duda un segundo: En el viejo pupitre escolar –aunque le cuesta entrar en él para sentarse–, con el tintero y la enciclopedia, con los mapas físico y político como fondo y varias fotos con los alumnos de algunas de las muchas escuelas de la comarca en las que ejerció.

– ¿Le tira lo de maestra?
– Es que una maestra nunca deja de serlo; dice convencida Rosa Gutiérrez, para añadir un matiz: «Al menos aquellas maestras de antes, ahora ya es otra cosa, son colegios, vienen de León a dar la clase y se van. No digo ni mejor ni peor, pero es otra cosa».

Recuerda Rosa Gutiérrez aquellos años en los que dio clase en un buen número de escuelas de los pueblos de su municipio, Villamanín. «Primero iba andando, después en bicicleta, hasta que ya tuve coche... con las nevadas que caían y tira para adelante».

Recuerda que aquellas maestras eran mucho más que una profesora, por eso insiste en decir maestra. Que había que dar escuela fuera de horas a los que no podían ir, que acudían madres a pedir consejo, a que les escribiera una carta... «No es porque yo haya sido maestra pero había mucha vocación».

Una vocación de enseñar que tampoco ha perdido y ahora lleva de manera altruista y generosa un cuidado y completo museo etnográfico de Villamanín. «Este local es muy bueno, fue la iglesia vieja y después estuvieron las cocheras de Martiniano, estamos muchos mejor que en las escuelas viejas, que se quedaban pequeñas».

Poco a poco, pieza a pieza, durante años, doña Rosa fue levantando este museo que merece la pena visitar, pero mucho más escuchar de su boca la explicación de cada pieza, de cada foto, de cada personaje, de cada legajo... Es ir recorriendo cada etapa de la historia reciente y no tanto de la comarca de esta maestra que nunca dejó de serlo.
Volver arriba
Newsletter