Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: 'Pepina'

Los personajes del tío Ful: 'Pepina'

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 10/03/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: 'Pepina'
Personajes Trabajadora desde niña, la hija del pellejero, guarda en su memoria los buenos tiempos del Valle y la 'fórmula' de la morcilla que sus hijos han llamado Morvega
Se llama Josefa pero para todos sus vecinos es Pepina, ahora Pepina la de Morvega, que es la conocida empresa de su hijo nacida al calor del saber mondonguero de la madre, que ya lo heredó de sus padres. Con una sonrisa aún reconoce: «Hoy, con 85 años, ya no bajo a la nave pero cuando quieren comercializar un nuevo producto me lo traen para que lo pruebe».

Y hacen bien porque tiene la cabeza bien armada esta mujer que acude a la escuela de adultos o al tele club para jugar la partida, que siempre tiene palabras amables para la vida salvo cuando reconoce que «estoy perdiendo vista, me da una pena».

Es una gozada sentarse a su lado y escuchar. Un rato a su lado es un tratado de historia del valle de Sabero en el último siglo y con varas de medir que entiendes muy bien, lo que se vendía en la tienda/almacén de la familia y la realidad actual, los recuerdos de infancia. «Mi padre era El pellejero, le llamaban así porque compraba los pellejos para el negocio familiar, pero compraba mucho más, bajábamos a Cistierna con el carro y la mula. Dos horas de camino porque aunque se atajaba por Vegamediana a mi me daba miedo el ruido que hacía el puente de hierro y rodeábamos».

- ¿Y desde cuándo trabajas?
- Desde que nací; dice y sonríe.

Sigue contando historias. Allí donde estamos sentados fue la tienda, «eran todo estanterías, estaban abarrotadas y se vendían en nada»... Su hijo y su hija escuchan y asienten, seguramente han escuchado esta historia muchas veces pero no se cansan de recordar de dónde vienen, de viajar a esa caja de secretos que es la cabeza que tiene la fórmula de la morcilla: «Picante y sosa».
Volver arriba
Newsletter