Publicidad
Los personajes del tío Ful: Julita la de Valdearcos

Los personajes del tío Ful: Julita la de Valdearcos

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 15/05/2021 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Julita la de Valdearcos
Personajes Se quedó viuda joven y regentó una de las tiendas de Valdearcos, ayudó a quien pudo y ya jubilada estuvo muchos años al frente de la Asociación Cultural. Buena gente
Julita, a la que conocía desde los tiempos en los que ella era la presidenta de la activa Asociación Cultural de Valdearcos, no acababa de entender bien que le quisiéramos hacer una entrevista. «Yo no soy conocida ni importante», insistía.

- ¿Porqué me queréis sacar a mí en el periódico y en ‘la tele’?
- A ver, mujer. Hemos preguntado por alguna buena persona, alguien que haya ayudado a los vecinos... y nos han dicho, Julita.
- Si es por ayudar a los vecinos entonces lo veo bien porque eso es verdad, siempre me gustó ayudar.
- También podría ser porque se te da la repostería como a pocos.
- No se me da mal.

Y para que veamos que es verdad marcha a por unas pastas. Se ayuda de las cachas, ha sufrido un accidente no hace mucho, estuvo ingresada y un tiempo en una residencia pero ya ha podido regresar a su casa en Valdearcos, donde le gusta estar, al calor del brasero, atendiendo al teléfono. «Las hijas me llaman mucho, no puedo tener queja de cómo me cuidan y a su hermano... y los nietos, teníais que conocerlos, uno está en Dublín, la chica en Estados Unidos, ¡y qué guapa es!».

Ya supera los 80 y camina a los 90, está fenomenal de cabeza, luchó en la vida pues se quedó viuda joven con tres hijos y llevó la tienda del pueblo, Valdearcos. «Yo nací en León pero me considero de Valdearcos, vine muy pronto para aquí, me casé aquí, hice mi vida».

- ¿De qué era la tienda?
- De esas que decían de ultramarinos, un poco de todo.
- De las de apuntar en la libreta y ya pagarán.
- También, claro. Si se podía ayudar había que hacerlo, aunque alguna vez te salga mal, lo bueno que tengo es que no soy nada rencorosa y los disgustos se me pasan muy pronto.

Lo dice recordando una vez que le timaron 10.000 pesetas de aquellos tiempos. Y se jubiló para ponerse al frente del grupo de jóvenes en la Asociación Cultural, porque ella es joven.
Volver arriba
Newsletter