Publicidad
Los Carvajal Cavero pidieron al Ayuntamiento hasta 5 millones por toda la colección del museo

Los Carvajal Cavero pidieron al Ayuntamiento hasta 5 millones por toda la colección del museo

ACTUALIDAD IR

Fachada exterior del Museo de las Alhajas en la Vía de la Plata. | ABAJO Ampliar imagen Fachada exterior del Museo de las Alhajas en la Vía de la Plata. | ABAJO
P.J. Abajo | 10/01/2021 A A
Imprimir
Los Carvajal Cavero pidieron al Ayuntamiento hasta 5 millones por toda la colección del museo
La Bañeza La familia propietaria de la joyería e indumentaria que se exhibía en Alhajas en la Vía de la Plata recibió orden de desalojo del inmueble
Los Carvajal Cavero pidieron al Ayuntamiento de La Bañeza el pasado mes de junio hasta 5 millones de euros por la venta de la colección del Museo de las Alhajas según ha desvelado el propio consistorio calificando de «totalmente inasumible» esa cantidad y de «total falta de sensibilidad» la actitud de esta familia al tiempo que se confirma el desalojo del inmueble conocido como Casa de Doña Josefina.

En este sentido, el consistorio lamenta que «en estos tiempos de recesión e incertidumbre económica provocada por la pandemia, llegó incluso a ofrecer, sin tasación previa, la venta de la colección por cantidades que superan los 5 millones de euros», con posibilidad de rebajar esa cifra si no formaban parte del lote una serie de piezas que formaron parte de un reportaje fotográfico internacional, incluso contemplando el pago en varias anualidades.

El Ayuntamiento de La Bañeza recuerda que «el Museo de las Alhajas en la Vía de la Plata se crea en 2011 tras la firma de sendos convenios con la Fundación Familia Carvajal Cavero el 1 de octubre de 2010 y 1 de agosto de 2011, con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2029. El 1 de octubre de 2015, se aprueba la Ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público, cuyo artículo 49 establece tajantemente que los convenios entre Administraciones Públicas y sujetos de derecho privado, no podrán tener una duración superior a cuatro años, estableciendo igualmente dicho artículo la necesidad de inclusión de mecanismos de seguimiento y control de los que carecían ambos convenios».

Además, se asegura que «el 24 de enero de 2020, y ante la ausencia injustificada del director del museo desde septiembre de 2019 y hasta el mes de diciembre, que obligó al cierre del mismo por un periodo de dos meses y medio, el Ayuntamiento de La Bañeza notifica a la Fundación la extinción legal del convenio, emplazándoles a la redacción legal de un nuevo convenio, acorde a la ley. Tras la incomparecencia del director del museo a la reunión convocada en febrero de 2020 y su posterior negativa a la actualización del convenio basándose en una supuesta incompatibilidad de usos del edificio, la Familia Carvajal Cavero anuncia unilateralmente a los medios de comunicación el cierre del mismo. Desde dicha fecha, el director del museo se ha negado en reiteradas ocasiones a informar al Ayuntamiento sobre el estado de conservación del edificio, impidiendo reiteradamente la entrada al inmueble del personal de limpieza y del personal municipal y obligando al Ayuntamiento a acudir al amparo del Protectorado de Fundaciones de la Junta de Castilla y León».

«Inflexibilidad»


Fuentes municipales puntualizan que «durante todo un año se ha intentado infructuosamente la firma de un nuevo convenio, topándose siempre con la más absoluta inflexibilidad por parte de los propietarios de la colección. Por todo ello el Ayuntamiento de La Bañeza manifiesta su más absoluta perplejidad por la actitud de la Familia Carvajal Cavero, máxime tras la generosidad de la ciudad de La Bañeza por un museo que en estos diez años ha superado un coste de mantenimiento para las arcas municipales de un millón de euros, incluido el elevado sueldo del director del museo, miembro de la familia impuesto tras la firma de sendos convenios fundacionales», concluye el consistorio un comunicado al que acompaña el documento con las posibles propuestas de compra.

Las piezas podrían acabar en Nueva York


Tras la difusión de las informaciones sobre las propuestas económicas de los Carvajal Cavero al consistorio bañezano, la familia propietaria de las colecciones que se exhibían desde hace una década en el Museo de las Alhajas en la Vía de la Plata salieron al paso para desmentir algunos términos como el coste de la exposición para las arcas públicas, lo que afecta al salario del director o cómo se administraba la fundación rectora.

Además de cargar duramente contra el alcalde de la ciudad acusándole de que «vuelve a faltar a la verdad y a sus deberes» y de arremeter contra las obras realizadas en la Casa de Doña Josefina para la creación de la Casa de la Poesía, los Carvajal Cavero advierten de que «veremos las joyas de La Bañeza en otra localidad, con Mario Testino en Nueva York. Como siempre, La Bañeza que lleva la iniciativa pierde por la desidia acompañada de la ramplonería más vulgar de nuestro representante actual», aseguran.

«Si el museo ha costado millones se los ha costado a la familia propietaria de la colección. El coste del Museo, gestionado directamente por la familia, eran unos 45.000 euros al año. Además hay que añadir el coste de la persona de recepción, el seguro que cubría los riesgos del edificio y de lo que había dentro de las vitrinas, además de luz y agua entre otros costes para el Ayuntamiento. Se debe reseñar que las afirmaciones del alcalde no se ajustan a las facturas emitidas. El famoso sueldo del director eran unos 2.000 euros al mes, a detraer de los 45.000», explican al tiempo que «la colección estaba a disposición de la ciudad y de sus visitantes de forma totalmente gratuita».

Ante la falta de entendimiento entre ambas partes, acusan al regidor de que «nunca quiso negociar sino el trágala de sus imposiciones por decreto. Nunca intentó saber lo que se hacía en la Fundación, ha pasado de todo como se suele decir, simplemente porque quería otra cosa», argumentan concluyendo que «sabemos que este show lo han montado unos pocos envidiosos y desinformados sin conocer las consecuencias últimas de sus erróneas decisiones, que se solventarán ante los Tribunales de Justicia, sede en la cual podrá prevalecer la verdad».
Volver arriba
Newsletter