Publicidad
León es la provincia de la comunidad donde más persiste la pobreza intergeneracional

León es la provincia de la comunidad donde más persiste la pobreza intergeneracional

ACTUALIDAD IR

Recopilación de datos y adaptación del mapa de 'Atlas de las Oportunidades'. | L.N.C. Ampliar imagen Recopilación de datos y adaptación del mapa de 'Atlas de las Oportunidades'. | L.N.C.
D.L. Mirantes | 12/08/2020 A A
Imprimir
León es la provincia de la comunidad donde más persiste la pobreza intergeneracional
Sociedad El ascensor social está averiado en el oeste de la autonomía, según el exhaustivo 'Atlas de las Oportunidades'
Una vez más la provincia vuelve a ocupar los puestos de cola en una estadística social. En esta ocasión, el último puesto se puede considerar una derivada de la progresiva reducción de las oportunidades, generación a generación. Así lo pone de manifiesto el ‘Atlas de oportunidades’, un exhaustivo estudio sobre movilidad social o intergeneracional de la Fundación Felipe González, que ha analizado las posibilidades que tienen los hijos de familias pobres, medias y ricas de mejorar o mantener sus rentas. La tesis en la que se basa el amplísimo informe es que "los niños de hogares con menores ingresos tienen más posibilidades de permanecer en esa misma posición y los hijos de familias con ingresos más altos tienen más opciones para obtener después una renta superior a la mayoría". De este modo, se considera que "existe movilidad social, también denominada ascensor social, cuando estos efectos son limitados, de manera que todas las personas tengan las mismas oportunidades para escalar y avanzar en la posición de renta".

Este ascensor social se ha parado en buena parte de los territorios españoles, pero en León el cable se ha soltado, al menos, en la comparación relativa con otros territorios, especialmente dentro de la propia comunidad, donde el estudio refrenda, como tantos otros, los importantes desequilibrios existentes.

La investigación se ha acotado a los hogares con hijos nacidos entre 1984 y 1990 y la principal fuente de datos ha sido la declaración de la renta. La distribución de los grupos se ha elaborado por quintiles (20, 40, 60, 80, 100) y luego se convierten a la renta en euros.

Nacer en un hogar pobre en León penaliza más que en ninguna otra provincia de la comunidad autónoma El estudio radiografía la posición que actualmente ocupan los hijos de cada hogar en comparación con el resto de su generación. Los datos varían en función de los territorios, pero como generalización, los hijos de los hogares que eran ricos en 1998 ganan en la actualidad 5.000 euros anuales más que los de hogares pobres. Tomando como referencia el año 1985 para el nacimiento de los hijos, en el percentil 20 se estima una renta de los padres de 10.997 euros, 15.997 en el 40, 22.646 en el 60, 34.676 en el 80 y más de 100.000 euros para el 100.

El ingeniero Kiko Llaneras y los economistas Octavio Medina y Elena Costas, los tres autores del ‘Atlas de las Oportunidades’, han seguido una exhaustiva metodología con una mareante profusión de datos. La presidenta de la fundación, Rocío Martínez Sampere, concreta de forma más accesible la información al explicar el mecanismo subyacente en el estudio: Si al nacer se separaran a los hijos de sus padres, la mediana de sus rentas estaría en el 50% porque a unos les iría bien y a otros peor. Así, cuanto más cerca de la mediana estén, por arriba o por abajo, menor es el efecto de haber nacido en un hogar rico o pobre. Este concepto de "igualdad perfecta" es uno de los pilares teóricos sobre los que asienta el informe.

De este modo, nacer en un hogar pobre en León penaliza más que en ninguna otra provincia de la comunidad, hacerlo en una familia de renta media tampoco llevará a los hijos a estar en la mitad con más renta, incluso haber nacido en un hogar rico solo supone medio punto porcentual de ventaja, frente a los once y diez puntos de Burgos, Palencia, Valladolid y Ávila. Trasladando los datos al mapa queda clara la situación —un mapa vale más que mil porcentajes—: la alarma en el oeste, la esperanza al otro lado.

No obstante, como explica Martínez Sampere, la radiografía es la primera fase del proyecto, le seguiría el diagnóstico y, finalmente, la medicina. La última fase es tarea de las Administraciones Públicas junto con el resto de la sociedad y para la segunda buscarán ‘partners’ que ayuden a interpretar los datos desagregados a nivel de código postal, una precisión de cirujano para diseccionar y examinar el impacto de las políticas o su ausencia y tratar de corregirlas, ponerlas en marcha o implementarlas en otros territorios si han sido exitosas.

Si ya se encontrara en esa segunda fase habría que recordar que el modelo de la comunidad autónoma ha sido definido recientemente desde la propia Junta de Castilla y León como "exitoso". Una afirmación que han cuestionado los casi 40 ayuntamientos que han aprobado ya la moción leonesista o los miles de participantes en las últimas manifestaciones, que han reclamado más oportunidades para León. Voces que, en resumen y a la luz del ‘Atlas de las oportunidades’, se han cansado de escuchar que el ascensor está averiado.

Solo en Estados Unidos y España


La presidenta de la Fundación Felipe González, Rocío Martínez Sampere, reconoce que decidieron impulsar el ‘Atlas de Oportunidades’ en España "por envidia" del trabajo de la Universidad de Harvard liderado por Raj Chetty, John Friedman y Nathaniel Hendreny, que tiene como objetivo la promoción del análisis de la movilidad social a través de metodologías asociadas al Big Data. ‘The Opportunity atlas’ sirvió de inspiración para el caso español, que ha contado con el apoyo de la Fundación Cotec para la Innovación. Así, solo España y Estados Unidos cuentan con un estudio de esta envergadura, "al detalle", que permite "ver qué políticas han funcionado y cuáles", lo que "sirve para ver y escalar políticas exitosas". Además, los datos y los mapas se han expuesto en una completa web interactiva (https://www.cotec.es/fundacionfelipegonzalez/oportunidades/) que es un valioso yacimiento de información para los investigadores.
Volver arriba
Newsletter