Publicidad
Miércoles, 30 de septiembre de 2020 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú
León capital, la bandera que nadie quiere defender

León capital, la bandera que nadie quiere defender

DEPORTES IR

Muchos grandes en el corro de San Pedro: Félix Canseco, Salva Prada, Toño García, Gallego Coca, Juanito y Paco ‘Barrillos’. Abajo, El Rápido, Marcos y Pedro José Ampliar imagen Muchos grandes en el corro de San Pedro: Félix Canseco, Salva Prada, Toño García, Gallego Coca, Juanito y Paco ‘Barrillos’. Abajo, El Rápido, Marcos y Pedro José
Fulgencio Fernández | 29/06/2020 A A
Imprimir
León capital, la bandera que nadie quiere defender
Lucha leonesa La capital de la provincia siempre fue un gran escaparate de la lucha pero no tuvo luchadores que defendieran su ‘pabellón’
Cuando escuchas la presentación de los luchadores en un corro raramente, muy raramente, escucharás después del nombre decir «de León». De hecho, en la actualidad en categoría masculina lo más normal es que ninguno sea «de León»; sí defiende el pabellón capitalino alguna de las chicas.

Pero no es una situación nueva, ha sido lo más habitual en la historia de la lucha leonesa, que los luchadores —incluso muchos que viven y hasta han nacido en la ciudad– apuesten por defender los pueblos de sus raíces, de sus padres o abuelos. Por ello, es la ciudad un excelente escaparate para la lucha, ha acogido grandes corros, históricos, muchos campeonatos provinciales, pero casi nunca ha visto ganar a «uno de los suyos». De hecho, creo que han sido solamente dos veces en su historia. Algo parecido le ocurría a Cistierna, que acogió grandes eventos pero no tuvo prácticamente luchadores... hasta que llegó «la fabricona» y la situación ha dado un giro radical, tanto que ahora puedes encontrar 3 ó 4 luchadores de Cistierna entre los 4 primeros de un peso, ha ocurrido muchas veces en los últimos años. Pero ésa es otra historia ajena a la capital, que hoy, 29 de junio, podía acoger el Corro de San Pedro, uno de los de más tradición.

Aureliano Tascón, de León, ganó en 1932 en ligeros, llevó tal alegría que fue a celebrarlo y no acudió al Cinto de honor Regresando a los luchadores que han defendido el pabellón de León y han triunfado en su tierra habría que recordar a muy pocos.

Su mejor año fue, con toda seguridad, 1932, cuando se celebró en la capital el Campeonato Provincial por equipos y la capital acudió con Casimiro Fernández, Herminio del Pozo, Jerónimo Santos, El Pilarica, y Aureliano Tascón. Todos ellos apuntados por León y no excesivamente recordados por los aficionados.

Sin embargo, Aureliano Tascón es oficialmente Campeón Provincial de ligeros en 1932. Me explico. Fue un año muy extraño y, al margen de ser por equipos, el Provincial había sido suspendido en dos ocasiones a causa del mal tiempo y, avisado con premura, a la tercera cita no acudieron la mayoría de los luchadores de la provincia, lo que dejó muy descafeinada la competición y muchos ni siquiera lo consideran Campeonato Provincial, que oficialmente sí lo es.

El propio Aureliano no esperaba esta victoria, de tal manera que habiendo ganado en ligeros, marchó a celebrarlo, aupado a hombros por sus amigos y ni siquiera compareció a disputar el Cinto de Campeón, entre el vencedor de ligeros y el de pesados, los dos pesos existentes en aquel momento.

En 1991 ganó el corro de San Pedro Pedro S. Merchán, de León, un judoka amigo de Nacho que no volvió a luchar En aquel Provincial no compitieron los grandes del momento: El Sastrín, El Molinero de Garrafe, Tino El Cojo... Pero hubo un campeón de León.

Y habría que esperar hasta 1991 para que León tuviera un campeón que luchaba por León y venció en el corro de San Pedro. Curiosamente fue uno de los campeones más efímeros, no por falta de calidad sino porque regresó al judo, de donde venía. Fue Pedro Suárez Merchán.
Pedro era buen amigo de Nacho el de Matadeón, entrenaban juntos a judo, y Nacho le animó a competir en lucha leonesa accediendo éste a acudir al corro de San Pedro, donde sorprendió a todos con mañas «muy de judoka» y ayudado por las clases que le había dado Nacho, su enorme categoría de judoka y una preparación física espectacular.

Se metío en la final con Tasio el de Taranilla, uno de los grandes de la época. Nadie daba un duro por Suárez Merchán pero el judoka venció con una maña muy inesperada, una gocha dada desde muy lejos. Cuentan las crónicas que Felipe León dijo que «nunca había visto una gochona así» y Tasio con buen humor dijo aquella frase de «ya me lo decía mi padre, el que carretea vuelca».

En los primeros años de la Liga el corro de San Pedro era de los más esperados, pero la capital llegó a tener dos y tres corros seguidos. En los años 86 y 87 había Corro de la Feria Agroganadera, en el mercado de ganados, y de San Pedro, en el Amilivia. Y en el 87 hubo un tercero organizado por la asociación de vecinos de San Mamés. En el 86 regresó Juanito Hidalgo, después de tres años retirado, pero ya había pasado su tiempo y cayó ante Nacho el de Matadeón.

En los primeros años de la Liga dominaron en la capital Ernesto, que ganó 6 veces, y Rambo, campeón 5 años Los campeones de aquellos primeros años en León (hasta 1995) fueron Victorino Valbuena, Félix Ángel de Villabúrbula, Tasio, Chuchi el de Garrafe, Javi Ponga; Gerardo el de Campohermoso o Unai, en ligeros; Ernesto (en 6b ocasiones), Nacho (derrotó a Juanito), Rafa el de Argovejo (1988), Benigno , Getinín y El Elegante, en medios, y en pesados dominaba Rambo, al que gustaba mucho este corro y ganó los dos del 86, los tres del 87, en el 88 y el 89, ganando después El Che, Julio, El Chopo y Morín, en 1995.

En 1992, un gran año para El Chopo de Vegas, fue precisamente él quien ganó en la capital, pero los tres que le acompañaron en el cuadro de honor de los cuatro primeros fueron los hermanos Álvarez de Villarrodrigo: Carlos El Búfalo, que fue segundo; Julio El Helicóptero, que fue tercero y Vicente, que fue cuarto.
Volver arriba
Newsletter