Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
"Las distribuciones que hacía Goya son un referente"

"Las distribuciones que hacía Goya son un referente"

CULTURAS IR

El pintor gaditanoAlfonso GuerraCalle es un asiduo de la galería de arte Bernesga. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen El pintor gaditanoAlfonso GuerraCalle es un asiduo de la galería de arte Bernesga. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 01/11/2019 A A
Imprimir
"Las distribuciones que hacía Goya son un referente"
Arte Alfonso Guerra Calle regresa a Bernesga con una exposición de paisajes y figuras que ambienta tanto en los pueblos blancos de su tierra gaditana como en la capital madrileña
El pintor Alfonso Guerra Calle es conocido de los leoneses a través de la galería de arte Bernesga, donde ha expuesto en numerosas ocasiones, con un modo de pintar que ha ido evolucionando con el tiempo para presentar una muestra de sus últimos cuadros, más reposados y sosegados, con una suavidad y dulzura que no tenían los anteriores.
Y los cuadros que presenta proceden de sus últimas exposiciones, la dedicada a los pueblos blancos de su tierra gaditana y la de su Madrid, donde actualmente reside.
En ambas exposiciones utiliza el paisaje y las figuras humanas, aunque en la de los pueblos blancos predomina el primero, mientras que en la dedicada a la capital son las figuras las que destacan.

El autor dice: "a mí el paisaje me gusta mucho, meterme en el centro de Madrid, la verdad es que no me dice nada, pero visto un poco desde la lejanía ofrece contraluces muy bonitos. Y el paisaje de la sierra de Cádiz es muy bonito, los pueblos blancos que resaltan en la roca y las torres de vigía que dominan las vegas". Y eso se ve perfectamente en sus óleos donde se pueden contemplar esos pueblos blancos desde la lejanía e incluso cuando se va yendo la niebla de la mañana. Sus paisajes son fluidos y de una composición excelente donde los distintos elementos, pueblos, casas, torres, vegas, árboles, cúpulas, castillos, están perfectamente distribuidos a lo largo del lienzo. Son paisajes muy estudiados, desde el punto de vista del lugar a presentar a la colocación de los elementos, las tonalidades suaves y delicadas, el color que muestra también esa delicadeza, la nitidez que se va diluyendo al perderse en la lejanía, todo ello llevado a cabo con el trazo perfecto de quien conoce muy bien el oficio.

Y los paisajes con figuras que realizan tareas cotidianas como pasear o tender la ropa, tareas agrícolas como arar, cuidar la tierra o recoger sus frutos, todo ello solos o en grupos. Y en la exposición tiene varias piezas procedentes de la muestra madrileña en la que las figuras dominan la escena, apenas hay paisaje como en la merienda en la ermita, un claro guiño a la influencia de Goya, de quien dice: "para pintar un cuadro con muchas figuras o grupos de gente, las distribuciones que hacía Goya en sus obras son un referente". 

Las caras de las figuras apenas tienen detalle, pues como él mismo dice: "me gusta dibujar la persona, pero no darle la personalidad, simplificar sin poner las facciones, que prefiero no hacerlas". Las figuras son entonces formas distribuidas a lo largo del cuadro en las que se ven actividades de todo tipo, desde las clásicas tertulias de las terrazas de cafetería, el ambiente de la plaza de toros previo a una corrida, el deambular de las personas entre las librerías, la misma pradera de san Isidro antes citada, el paseo de una familia un domingo… actividades que muestran la vida de una ciudad de siempre, que junto con las figuras de actividades domésticas y tareas del campo en la exposición de los pueblos blancos conforman el mosaico de figuras del autor.

Se trata de un pintor ya consagrado que ha sabido evolucionar a lo largo de los años y trae a la galería de arte Bernesga un conjunto de piezas singulares de carácter figurativo y muy bien resueltas en cuanto a color, composición, trazo y mensaje. Los paisajes son dignos de contemplar detenidamente por la cantidad de elementos que poseen y su excelente distribución, además de ser lugares con una gran fuerza visual y los grupos de figuras en lugares emblemáticos de uno y otro lugares también son una seña de la identidad del autor.

La exposición de Guerra Calle podrá visitarse hasta el próximo 13 de noviembre en la galería de la calle Santa Clara número 2 de León.
Volver arriba
Newsletter