Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

La Transcandamia de la confusión

La Transcandamia de la confusión

DEPORTES IR

Los corredores, en un tramo del recorrido. | REPORTAJE GRÁFICO: MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Los corredores, en un tramo del recorrido. | REPORTAJE GRÁFICO: MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 13/01/2019 A A
Imprimir
La Transcandamia de la confusión
Atletismo GALERÍA DE IMÁGENES | Guzmán González se lleva la épica prueba pese a que Jorge Álvarez cruzó el primero la meta tras equivocarse en el recorrido y acortar / Fátima San Martín, primera fémina
La Transcandamia siempre tiene algo diferente. Ya los durísimos 22 kilómetros que desembocan en el empinado final hacen que cada edición sea épica y especial, pero es que siempre hay un aspecto que diferencia a cada una de las ocho ediciones.

Esta vez no fue la climatología, que en años anteriores ha elevado aún más la dureza a través del barro o incluso la nieve, y que esta vez únicamente vino acompañada de un tremendo frío y en algunos puntos algo de hielo. En esta ocasión fue la Transcandamia de la confusión, pues quien entró primero en la línea de meta no fue quien se subió a lo más alto del pódium.

Y es que Jorge Álvarez, que marchaba detrás de Guzmán González, se equivocaba de forma inconsciente en el recorrido en el tramo final, lo que le llevaba a acortar y adelantar así al que iba en primera posición. Dudaba el corredor, que era consciente de ello e incluso se planteaba abandonar, pero le animaban a seguir y entraba primero en meta, aunque sin querer tocar el cencerro que siempre está en ella y que hace sonar el ganador.

397 de los 500 corredores participantes consiguieron finalizar los durísimos 22 kilómetros por Valdefresno Tras él entraba Guzmán, que no sabía por dónde le habían podido adelantar pero tampoco si era el ganador, y al que no obstante más de un cuarto de hora después de la llegada la organización declaraba ganador con un tiempo de dos horas, un minuto y 54 segundos tras descalificar a Jorge.

Le tocó trabajar esta vez a los jueces, que ya habían tenido que descalificar también por acortar durante el recorrido a un corredor que se plantaba en el tramo final con una ‘minutada’ sobre el segundo, y que debían decidir el vencedor de una prueba masculina cuyo pódium lo completaban Daniel Vidal y Javier Domínguez.

Menos dudas hubo en la categoría femenina, donde Fátima San Martín dominó con autoridad y se impuso tras parar el cronómetro en 2:22:09; siendo segunda María Ferreiro y tercera una leonesa como Ruth Pérez.

Ellos se subieron al pódium, aunque ganadores habría que considerar a todos aquellos que son capaces de superar las continuas subidas y bajadas por La Candamia y Los Pinos que registra este recorrido que sale y llega de la Urbanización de Las Lomas, con gran público en varios tramos, y que logran cruzar la línea de meta tras sufrir desde los primeros hasta los últimos en la ‘Anibalada’ con que se denomina a la cuesta final de más del 40% de desnivel.

Una marcha nórdica de 8 kilómetros fue la novedad de una prueba que volvió a reunir a mucho público 500 estaban inscritos, el máximo posible tras agotarse hace meses los dorsales, y 397 consiguieron llegar a meta. De los 2:01:54 del primero a las 4 horas y 47 minutos de la última, pero el mismo mérito y disfrute de una prueba dura pero siempre preciosa por las distintas zonas de Valdefresno.

Además en esta ocasión la novedad vino de la mano de una marcha nórdica, que comenzó media hora antes del ‘trail’, y que convenció a un centenar de participantes que, armados con sus bastones, afrontaron ocho kilómetros por la zona de Las Lomas. Una nueva experiencia que unir a una carrera que más bien es una aventura. Que ya es una tradición cada invierno en León.
Volver arriba  Volver arriba
Newsletter