Publicidad
La reina de Ajedrez

La reina de Ajedrez

EL BIERZO IR

Escultura La Reina de Ajedrez. Ampliar imagen Escultura La Reina de Ajedrez.
Nacho Guarido | 16/08/2021 A A
Imprimir
La reina de Ajedrez
Arte y Palabra Referirme a alguien que es más que un ser humano corriente y común, implica necesariamente que me refiera a mi propia vida por el impacto que me ha causado
E l corto (De la Reina de Ajedrez), es una escultura dedicada a mi suegra, Pilar Porto Roncero, una mujer cuyo leitmotiv era el bienestar de todos. Y el suyo, sin embargo, siempre se quedaba en segundo plano. Por eso, en esta ocasión, la narración del texto que acompaña a la escultura está escrita por su nieta, Zoila Prieto Somoza. Yo le pasé las ideas de la obra para poder hacer una buena colaboración entre ambos. La obra escultórica es la Reina de Ajedrez (Jaque mate). Sus manos están conectadas por el vínculo de sus tres nietos y, en la parte de su mochila, está disperso el celudoide...

Este es el texto de Zoila «El corto de la reina de Ajedrez»: Referirme a alguien que es más que un ser humano corriente y común, implica necesariamente que me refiera a mi propia vida por el impacto que me ha causado. Su modo de vivir...La vida no es más que un rodaje de una película repleta de largometrajes, cortos, guiones y argumentos llenos de sorpresas y profundas tristezas en otras. Ayer cerré los ojos...viajé hasta el corto de mi infancia, hasta la secuencia de mi temprana juventud... Mis años con ella en Ponferrada la gran directora de nuestras vidas...recordé su dedicación para con nosotros, su entrega incondicional al resto de espectadores del mundo... Tejiendo, con esmero, la vida de los demás, al margen del ovillo de su propia vida...¡ Qué lección me llevo con su recuerdo! Me enseñó, con su actuación ante la película, que un rodaje con poco presupuesto es muy similar a uno de grandes dimensiones, tanto en su organización como en su caos.

Se acabó su aparición estelar, pero nos dejó su filmografía. Cuando llegue el momento de abandonar este mundo de película, quiero dejar mi pequeño cine, como lo dejó ella...Paradójicamente vacío y lleno...vacío de su compañía tangible. Lleno de añoranzas, besos y sabios recuerdos permanentes en su propio guión. Porque en cada parada, en cada rodaje, la recuerdo. y cuando camino por dificultades o alegremente, entre toma y toma, de mi existencia, pienso mucho en ella, en su modo de dirigir sutilmente, de darse a los demás, ayudándoles a que lograran conseguir sus sueños... y es que, como en la mayoría de los film, al recordarla, siempre hay un final feliz. Su corto fue eso...corto, pero superó al mil por mil sus expectativas. Su corto cumple con la función esencial para la que es creado, ser exhibido ante un público.
Volver arriba
Newsletter