Publicidad
La primera carrera

La primera carrera

OPINIóN IR

10/06/2020 A A
Imprimir
La primera carrera
Muchos, quizás, ni siquiera lo sepan, pero mañana es un día muy especial para los amantes de las carreras de coches, pues se cumplen nada más y nada menos que 125 años desde que, el 11 de junio de 1895, arrancó la que se considera la primera de la historia: París-Burdeos-París. Y no es que siga yo especialmente este ‘mundo’, pero siempre es interesante echar la vista atrás y conocer cómo han cambiado las cosas con el paso del tiempo, que es algo que nunca deja de sorprender… Que merece la pena entretenerse un rato consultando algunas páginas web, vamos; y eso que no siempre coinciden todos los detalles, aunque ahora eso tampoco importa demasiado, la verdad… Previamente se había llevado a cabo alguna iniciativa similar, pero más bien para demostrar la utilidad, por su viabilidad y velocidad, de los ‘carruajes sin caballos’ –especialmente de los automóviles con motor de combustión interna, que habían empezado a desarrollarse apenas una década antes–; si bien, en esta ocasión, se cronometraron los tiempos.

A las diez de la mañana dio comienzo la carrera en las inmediaciones del Arco del Triunfo, con 22 participantes –se habían inscrito 97–, de los que tan solo nueve –todos ellos de gasolina excepto el último, a vapor, que tardó dos días más en llegar, con lo que eso significaba– lograron completar los 1178 kilómetros de la prueba. El más rápido fue Émile Levassor, a bordo de su Parnhard & Levassor, con un tiempo de 48 horas y 48 minutos, y una velocidad media de unos 25 –sí, 25– kilómetros por hora.

No obstante, Levassor no resultó vencedor, puesto que la normativa establecía que los coches debían ser de cuatro plazas y el suyo –como el Peugeot que conducía Louis Rigoulot, segundo en finalizar, casi seis horas después– era de dos. Así, el ganador fue, con otro Peugeot, Paul Koechlin, aun acabando tercero once horas más tarde que Levassor.

La carrera debió de tener éxito pues, a raíz de ella, no tardaron en ser cada vez más habituales. Y ya ves hoy la expectación que generan…
Volver arriba
Newsletter