Publicidad
La Navidad del año que viene

La Navidad del año que viene

OPINIóN IR

28/12/2020 A A
Imprimir
La Navidad del año que viene
Volver a desgraciar el lanza confeti y acabar partiendo el tubo a lo karate kid y utilizándolo cual hisopo multicolor. Un capricho de Reyes: un roscón con forma del tigre del yin y el dragón del yang y sin fruta escarchada. La ronda vermutera de villancicos en el barrio, seguida del café torero tamborilero en el Húmedo y rematado con la precena chiquirriquitina en el pueblo –yo no piloto– del día de Nochebuena. A la mañana siguiente, sentir la helada clavándoseme tan honda como las miradas de mi tío, agradecido, eso sí, de que le acompañe a pasear en tan señalada fecha. Sentir el reproche de mi tía por no ir a besarle los pies al Niño Jesús, tradición que por mí, con la pandemia y tal, ya podría quedar desterrada de las iglesias per secula seculorum. Buscar el caganer en el belén de los del tío Patricio (los vecinos) como llevo haciendo desde que era un año y que este año he echado tanto de menos. Repetiré, si me cuadra el descanso, la tradicional ruta por el monte en Año Nuevo, porque no se me ocurre mejor forma de empezarlo que pisando praos. Veré, abrazaré y alguna colleja se escapara para esos amigos que vuelven por estas fechas. Utilizaré las mascarillas excedentes y los geles hidroalcóholicos caducados para el regalo del amigo invisible (puede que eche alguna otra cosa también). Podré escribir la lista de buenos propósitos sin estar pendiente del BOE y podré incumplirla, espero, sin riesgo ni temor a jugarme ni mi salud ni la de mis allegados. Volveré a explicarles a los niños de hoy en día que cuando yo era como ellos te jugabas las gafas en las cabalgatas por una caramelazo caído cual granizo veraniego. Con suerte nevará y podremos darnos unos buenos bolazos. Espero poder bendercir el tradicional cocido navideño y jugar al esconderite inglés sin mover las manos ni los pies en la plaza de la Catedral. Disfrutaremos cada minuto de todos estos reencuentros y fiestas como habremos aprendido del virus de las navidades pasadas.
Volver arriba
Newsletter