Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La ley antitabaco reduce un 39% el consumo de cigarrillos en León

La ley antitabaco reduce un 39% el consumo de cigarrillos en León

ACTUALIDAD IR

El consumo de puros se ha incrementado un 27% en la provincia desde la entrada en vigor de la ley. | ICAL Ampliar imagen El consumo de puros se ha incrementado un 27% en la provincia desde la entrada en vigor de la ley. | ICAL
Alfonso Martínez | 11/02/2019 A A
Imprimir
La ley antitabaco reduce un 39% el consumo de cigarrillos en León
Sanidad Radicalmente opuesto es el comportamiento que han experimentado durante los seis años de vigencia de la ley otros tipos de tabaco distintos de las tradicionales cajetillas
La luz del cigarro cada vez alumbra menos a los leoneses a la hora de ir al molino o a cualquier otro sitio. Así se desprende de las últimas estadísticas publicadas por el Comisionado para el Mercado de Tabacos, que revelan un descenso de un 39% en el número de cajetillas de tabaco que se venden en la provincia de León desde la entrada en vigor de la ley que sirvió para restringir su consumo a partir del 1 de enero de 2011. En este sentido, los estancos y máquinas expendedoras de la provincia comercializaron durante el año que acaba de terminar un total de 23.336.632 cajetillas de 20 cigarros cada una. Mientras, en 2010 habían sido casi 13 millones menos (el dato concreto ascendió durante el año anterior a la ley antitabaco a 38.080.046 cajetillas). Desde entonces, el descenso de las ventas de cigarrillos ha sido constante.

Tendencia similar se observa en lo referido a la recaudación por la venta de cajetillas, aunque lo cierto es que el descenso en este caso es mucho más moderado. Ello se puede atribuir tanto al incremento del precio del tabaco como de los impuestos que gravan su consumo en nuestro país. Concretamente, los ingresos por la venta de cajetillas de cigarros ascendieron durante el pasado año a un total de 106.648.489 euros. Esto representa un descenso de un 16,2% en relación al importe de las unidades vendidas en 2010, que se situó en 127.351.315 euros. La caída es por lo tanto ligeramente superior a los 20,7 millones de euros.

Radicalmente opuesto es el comportamiento que han experimentado durante los seis años de vigencia de la ley otros tipos de tabaco distintos de las tradicionales cajetillas de cigarros. A este respecto, tanto los puros, como el tabaco de liar y el de pipa acumulan importantes incrementos, siempre según las citadas estadísticas. Concretamente, en lo referido a los puros, durante el pasado año se vendieron en la provincia de León un total de 32.559.454 unidades. Son siete millones más que en el ejercicio anterior a la entrada en vigor de la ley antitabaco, puesto que en 2010 se vendieron 25.528.322 puros. El incremento acumulado desde entonces es de un 27%.

Más intenso es aún el crecimiento que se ha registrado en el caso del tabaco de liar, cuyo consumo se ha disparado principalmente por ser más barato, aunque también se dice que ello lleva a fumar menos ante la necesidad de tener que liar el cigarro y el tiempo que ello suele conllevar. El incremento en este caso es del 37%, puesto que se ha pasado de los 38.855 kilos vendidos en la provincia en el año 2010 a los 53.245 correspondientes al pasado ejercicio. Son casi 14.400 kilos más.

Finalmente, la estadística del tabaco de pipa es el que ha registrado un mayor incremento desde la entrada en vigor de la ley. Sus ventas han crecido un 120% al pasar de los 2.059 kilos comercializados en el año 2010 a los 4.515 correspondientes al pasado año.
Volver arriba
Newsletter