Publicidad
La Junta asume un proyecto de estudio del oso frenado en Asturias

La Junta asume un proyecto de estudio del oso frenado en Asturias

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 02/01/2020 A A
Imprimir
La Junta asume un proyecto de estudio del oso frenado en Asturias
Naturaleza La aprobación de un programa por la Junta de Castilla y León que estaba ‘parado’ en Asturias hará que un gran equipo de científicos asturianos haga un proyecto de marcaje de osos en León
El proyecto está aún «rematándose» pero está muy avanzado. La finalidad del mismo es el radiomarcaje de osos colocándoles un collar GPS que permitirá tenerlos siempre localizados para su estudio, trabajo que llevará a cabo un importante equipo científico asentado en Asturias.

Y la noticia es que este trabajo se desarrollará en la vertiente leonesa de la Cordillera Cantábrica, seguramente esta misma primavera y afectará a la población osera de menos de cuatro años de edad. Este equipo está dirigido por un gran investigador de la vida y costumbres del oso cantábrico, el italiano Vincenzo Pemteriani, doctor en Ecología Animal y que ya lleva cinco años trabajando en el Principado de Asturias en importantes proyectos, algunos de los cuales aparecen resumidos en  estas mismas páginas, en los que se estudia desde la posibilidad de tener parásitos a, sobre todo, la relación entre osos y humanos en un momento que parece que la población osera se va recuperando pero el contacto con los humanos es mucho más habitual, incluida la irrupción del turismo osero.

El motivo de que este proyecto se desarrolle en León y no en el Principado, donde está asentado el equipo de investigadores es de índole legal. Lleva este equipo mixto cinco años esperando los permisos legales para llevarlo a cabo pero no acaba de ser una realidad en Asturias, ante esta situación la Junta de Castilla y León ha aprobado la realización del proyecto en tierras leonesas, en la vertiente leonesa de la Cordillera Cantábrica. Y en ello están y parece que ya muy avanzado, aunque el director del proyecto, Vincenzo Pemteriani, prefiere que sea la administración castellano y leonesa la que explique las características del proyecto de radiomarcaje.

El origen del ‘problema’ para que Asturias le diera luz verde al proyecto está en el año 1998, cuando murió en Somiedo un macho, Cuervo, al quedar atrapado en una trampa colocada por un equipo de biólogos para su estudio, concretamente para ponerle un transmisor, una operación similar a la que ahora se quiere llevar a cabo, pero con otras técnicas. El oso falleció cuando era trasladado a la Facultad de Veterinaria de León para su estudio.

Tampoco funcionaron como se esperaba otros equipos colocados en Asturias, uno lo perdió y otro se deshizo de él. Se abrió después un enconado debate en la sociedad asturiana.

Pero estamos hablando de hace más de 20 años y el profesor Vincenzo Penteriani señalaba hace unos días al periódico La Nueva España que «nada tienen que ver las técnicas actuales, muy poco invasivas» y explicaba que se les colocaría un cebo de comida y cuando acuda el oso —ejemplares de menos de cuatro años— se le efectuará un disparo con anestesia. «La idea es que los osos se duerman comiendo y se despierten con el collar ya puesto, sin haber visto a ningún humano en el proceso y evitar así el estrés que les produce». Reconoce en el mismo reportaje de M.G. Salas que «el proyecto tiene algún riesgo, pero creemos que es lo suficientemente importante como para asumirlo, además de estar muy minimizados los riesgos, sabemos que es una población pequeña y hay que ser cuidadosos».

Al hablar de la importancia del radiomarcaje explica que sería fundamental para conocer «su localización, el tipo de vida que hace, el hábitat que frecuenta, cómo se mueve, la diferencia entre machos y hembras... Es fundamental y hacerlo en unos pocos osos no serviría de casi nada».
Volver arriba
Newsletter