Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La harinera de Gordoncillo

La harinera de Gordoncillo

OPINIóN IR

14/08/2019 A A
Imprimir
La harinera de Gordoncillo
Fue en la década de 1930 cuando Germán García Luengos, nacido en Matanza de los Oteros y casado en Gordoncillo –en donde ejercía como médico–, puso en marcha en esta última localidad la fábrica de harinas ‘Marina Luz’ –llamada así por los nombres de su mujer y de una de sus hijas–, haciendo gala de un espíritu emprendedor que le llevaría después a apostar por otras iniciativas complementarias.

La harinera estará en completo funcionamiento en 1936 y durante casi tres décadas –y bajo el control del Servicio Nacional del Trigo– mantuvo su actividad, convirtiéndose en uno de los motores económicos del pueblo hasta que, en 1965, cesó su actividad.

Cuarenta años después, el Ayuntamiento de Gordoncillo adquirió las instalaciones con la idea de dar a conocer la manera en que allí se transformaba el trigo en harina. Y, así, el 9 de agosto de 2014 abría sus puertas el ‘Museo de la Industria Harinera de Castilla y León (MIHACALE)’ –3100 metros cuadrados distribuidos en dos edificios y un patio entre ambos– que dirige Javier Revilla; y que si no tuviera el ‘apellido’ autonómico, tampoco pasaría nada… El viernes pasado se cumplieron cinco años de su inauguración, así que esta puede ser una buena ocasión para visitarlo, ¿no te parece?

La primera de las edificaciones, ‘la Panera’, es una construcción de tapial, adobe, madera y teja de dos alturas que, aunque rehabilitada, data de 1937. En ella se almacenaban trigo y harina, y hoy da cabida a un auditorio, a una sala de exposiciones y al ‘Aula del trigo’, espacio este ideado para que niños –y no tan niños– conozcan mejor el cereal y las labores tradicionales. Por su parte, la fábrica –el edificio original se quemó en 1944, construyéndose entonces el actual– muestra en tres plantas, además de su historia, como era su funcionamiento mediante los procesos de limpieza, molienda y cernido.

La maquinaria, por cierto –la de la fábrica y la expuesta en el patio–, debería funcionar. Quizá en el futuro la pongan en marcha; tiempo al tiempo…
Volver arriba
Newsletter