Publicidad
La enfermera jubilada que no dudó en volver al hospital

La enfermera jubilada que no dudó en volver al hospital

CULTURAS IR

Una imagen de la entrevista que a la enfermera leonesa Lucy Cañal Cañalle hicieron en un canal de televisión de la profesión, Enfermerastv de Barcelona. Ampliar imagen Una imagen de la entrevista que a la enfermera leonesa Lucy Cañal Cañalle hicieron en un canal de televisión de la profesión, Enfermerastv de Barcelona.
Fulgencio Fernández | 18/10/2020 A A
Imprimir
La enfermera jubilada que no dudó en volver al hospital
Nombre de la semana Cabreiresa de Trabazos, orgullosa de serlo; enfermera en Barcelona, también orgullosa de serlo, pero ya jubilada... hasta que vio que hacía falta y puso otra vez la bata
Lucy Cañal es cabreiresa, de Trabazos, allí donde esté y  ejerce siempre. Lucy Cañal enfermera siempre, aunque llevara casi dos años jubilada cuando estalló este Covid-19 de infausta presencia y no dudó en coger el teléfono para ofrecerse a volver a ponerse la bata. «Veía que hacía falta gente en mi hospital, con muchas enfermeras de baja, aquella zozobra de los primeros días y llamé al gerente del hospital para ofrecerme. Al día siguiente estaba trabajando, el propio hospital me dio de alta en el Colegio de Enfermería, en fin, lo hizo todo».

Y así, en la última semana de marzo Lucy Cañal regresó al Hospital de la Esperanza de Barcelona, donde estuvo en activo nuevamente hasta bien avanzado el mes de mayo, cuando la necesidad urgente desapareció. «Ocurrió que mi madre, que ya tiene 91 años, no estaba entonces conmigo y eso me ayudó pues tampoco podía ponerla en riesgo a ella. Sinceramente, estoy muy orgullosa de lo que he hecho, es lo que tenía que hacer».

Ya ha pasado. Ha regresado a Trabazos, recorrido sus parajes y disfrutado de su tierra. «Me encanta Cabrera y ejerzo como cabreiresa allí donde esté. En Barcelona trabé amistad con Ramón Carnicer, al autor de Donde las Hurdes se llaman Cabrera, era un ser extraordinario y un hombre que dio a conocer nuestra realidad».

Y es que Cañal reconoce y recuerda la dureza de esta tierra que ama. «Estudié el bachillerato en Bembibre y para ir al instituto tenía que ir andando, con mi padre, hasta Iruela; allí cogía un autobús a Astorga, después otro... casi todo el día para ir hasta aquí al lado».  Y recuerda a la gente que les animaba a estudiar, como Manuel Garrido, «aunque en mi caso no hacía falta pues mi padre siempre lo tuvo muy claro».

Lucy, siempre cabreiresa y enfermera, se prepara para ir a Barcelona, siempre pensando en volver.
Volver arriba
Newsletter