Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

La dificultad de triunfar fuera del Ademar

La dificultad de triunfar fuera del Ademar

OPINIóN IR

22/02/2019 A A
Imprimir
La dificultad de triunfar fuera del Ademar
Un año más, el Ademar perderá a alguna de sus referencias en el verano. Fue tradición durante muchas décadas, aunque entonces solía ser para ver cómo los ‘cracks’ se iban a los ‘grandes’ de Europa.

Así se fue Juanín siendo ya el mejor extremo español a ganarlo todo en el Barça, Aguinagalde a seguir dominando el balonmano como uno de sus pivotes más determinantes en elCiudad Real, Kjelling a poner su magia al servicio del Portland... Súmenle a Metlicic, Kasper, los Entrerríos, Alilovic y un largo etcétera, pero todos marcados por un mismo patrón: ya estaban consolidados en lo más alto, por lo que prácticamente repetía fuera el éxito que tenían en León.

Sin embargo, en los últimos años, esa tendencia ha cambiado de patrón. Sigue la costumbre de ver cómo en verano, al acabar su contrato pues lo de pagar las cláusulas hace mucho tiempo que pasó a mejor vida, las ‘estrellas’ ademaristas hacen las maletas, pero ahora ya no rumbo a un grande, sino a equipos en muchos casos de perfil más bajo o ligas infinitamente menos potentes, aunque con una notable mayor capacidad económica a nivel de salarios.

Entendible a corto plazo, por supuesto, pues cuestionar a alguien por aceptar otro trabajo por un sueldo bastante mayor sería de un tremendo nivel de hipocresía dado que es algo que harían prácticamente todos los ciudadanos; pero que deportivamente y como consecuencia a largo plazo se ha demostrado que a veces no es una decisión tan positiva.

Cojamos mismamente ejemplos de los últimos cinco años, todo con jugadores jóvenes que deberían haber ido hacia arriba: Joao Silva se estancó, Vejin no volvió a ser la sombra del que parecía, a Carrillo le está costando horrores regresar al nivel que le hacía llamar a golpes a la puerta de la selección, el Costoya que arrasaba y lideraba en León tiene un papel más oscuro en Francia...

El siguiente en salir será Biosca. Rumbo a una liga de segundo nivel como la suiza, a un equipo que casi asegura ‘Champions’ pero también despedirse pronto de ella. Ojalá le vaya bien, porque además de un ‘porterazo’ es un chico extraordinario. Pero ojo a la dificultad de triunfar fuera del Ademar...
Volver arriba
Newsletter