Publicidad
La Catedral del Porma

La Catedral del Porma

OPINIóN IR

31/08/2022 A A
Imprimir
La Catedral del Porma
La Catedral del Porma. Así se conoce a la iglesia de la localidad de Vegaquemada, que se encuentra en la Montaña Oriental leonesa –como a 40 kilómetros de León y a unos 5 de Boñar–, dedicada a la Asunción de la Virgen. Diseñada por el arquitecto leonés Juan Torbado Franco y construida con piedra de Boñar, tiene unas dimensiones de 24 metros de largo por 8 de ancho, una sola nave, planta de cruz latina, ábside semicircular, pórtico en su cara sur y una torre de 29 metros de altura. Y vidrieras, aunque muy posteriores, obra del prestigioso Luis García Zurdo.

Hoy se cumplen exactamente 70 años desde que, el 31 de agosto de 1952, se puso la primera piedra en una jornada presidida por el entonces obispo de León, Luis Almarcha. Se iniciaba así formalmente su construcción –tardaría dos años en concluirse: se inauguró el 5 de septiembre de 1954–, en el mismo lugar en el que se encontraba un templo románico, que fue derribado para levantar este.

Y una buena manera de conmemorar la efeméride es acercarte hasta allí y visitar la iglesia; así que ya sabes… Yo estuve el domingo pasado –de hecho, aproveché para ir a misa, que celebró un dominico, Pedro, que es de allí–, y la verdad es que merece la pena. Además, tuve ocasión de charlar con Jesús, que me estuvo contando la historia, que vivió en primera persona cuando era un niño: «Fue todo un acontecimiento en el pueblo», me dijo. Y, desde luego, no es para menos…

La construcción la pagaron de su bolsillo –así figura en una placa– Pablo Díez –ligado a la cervecería mexicana Modelo, nacido en Vegaquemada en 1884 y fallecido en Ciudad de México en 1972– y su esposa, Rosario Guerrero.

El empresario nunca se olvidó de sus orígenes. La iglesia es un buen ejemplo, sí; pero no el único: en el asfaltado de las calles o en la llegada del teléfono público, por poner un par de ejemplos, tuvo también mucho que ver. Una par de estatuas o una calle lo recuerdan en un pueblo en el que sus paisanos, ni que decir tiene, no lo han olvidado.
Volver arriba

Newsletter