Publicidad
La 'casa' de las segundas oportunidades

La 'casa' de las segundas oportunidades

ACTUALIDAD IR

Mari Jose Fernández, de la Protectora, junto a Merce y César justo antes de llevarse a Wudy a su nuevo hogar, en La Bañeza. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Mari Jose Fernández, de la Protectora, junto a Merce y César justo antes de llevarse a Wudy a su nuevo hogar, en La Bañeza. | SAÚL ARÉN
Cristina Centeno | 06/09/2021 A A
Imprimir
La 'casa' de las segundas oportunidades
Sociedad La población está "cada vez más concienciada" con la adopción de mascotas y la Asociación Protectora de Animales y Plantas de León formaliza, de media, una al día
Por desgracia, los abandonos de animales siguen produciéndose. Durante todos los meses del año y sin que el verano sea ya la principal época de entrada de animales a las protectoras. Por fortuna, cada vez son más las familias que adoptan y dan una segunda oportunidad a estas mascotas abriéndoles las puertas de su hogar.

Eso se desprende del censo de la Asociación Protectora de Animales y Plantas de León, que durante el año pasado registró 461 entradas de perros y gatos a sus instalaciones y cerca de 400 adopciones, a lo que hay que sumar casi medio centenar de devoluciones a propietarios y más de treinta acogidas permanentes. En los seis primeros meses de este año, el ritmo es similar al de ejercicios anteriores y desde la organización destacan la «concienciación» de la sociedad leonesa con estos animales, según la vicepresidenta de la Protectora, Ana Aguilar. Además, celebran que cada vez son más las familias que apuestan por dar esa segunda oportunidad a perros adultos, que tras años en las instalaciones municipales del Mercado de Ganados pasan su última etapa arropados en un hogar.  «La gente está cambiando de mentalidad y apuesta cada vez más por adoptar cuando quieren una mascota», celebra. Eso ha llevado a que la Asociación registre más de una adopción al día de media, unos números que se están manteniendo en los primeros meses de este año. En este sentido juegan un papel «importante» las redes sociales, a través de las que consiguen movilizar a cientos de personas.

A pesar de ello, siguen siendo muchos los perros y gatos que se encuentran en las instalaciones de la Protectora y en la red de alrededor de una veintena de casas de acogida. Ellos cuentan con los cuidados de los trabajadores del albergue y también con el cariño de las decenas de leoneses que cada tarde se desplazan hasta allí para dar un paseo a algunos de los animales. En pleno verano y con las obras de remodelación en marcha, los perros están juntos en la misma zona mientras que los gatos para los que no tienen acogida se encuentran en el interior.

Cada uno de los animales que vive en las instalaciones tiene una «dura» historia detrás, reconoce Mari Jose Fernández, una de las responsables de la Asociación Protectora de Animales y Plantas de León. Son de múltiples razas, de todos los tamaños y de todas las edades. Unos más cariñosos, otros más esquivos. Algunos llevan años y no consiguen salir en adopción. Son los «abueletes», los que «más nos alegra que salgan». Además, hacen todo lo posible para que la última etapa de su vida la pasen en familia, aunque sea en una casa de acogida.

En perros, las adopciones dependen del animal. Algunas son inmediatas y otras requieren de un proceso de trabajo para que el animal se adapte a sus nuevos dueños. Los principales requisitos son «muchísimo amor hacia él, muchísima paciencia y muchísima dedicación», asegura Mari Jose. Algunos llegan de vuelta por la presión y el «agobio» de los primeros meses, aunque no es lo más común.

Muchos más gatos


Sí han subido notablemente las entradas de gatos, sobre todo desde el mes de mayo de este año. Está siendo «terrible», aseguran desde la Asociación Protectora de Animales y Plantas. Este ascenso tiene un motivo principal, la no atención –y castración– de los felinos que viven en colonias callejeras a causa del confinamiento del año pasado. Eso ha provocado que «estén totalmente descontroladas», confiesan. Por eso no paran de llegar camadas y, a parte, han sufrido un brote de una enfermedad contagiosa que ha obligado a sacar a muchas de ellas a casas de acogida. Una red «importante» pero que «nunca es suficiente».
Volver arriba
Newsletter