Publicidad
La calle es vuestra

La calle es vuestra

LNC VERANO IR

Un momento del concierto de este sábado apadrinado por la Fundación Cello León y que tomó la calle como escenario. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Un momento del concierto de este sábado apadrinado por la Fundación Cello León y que tomó la calle como escenario. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 26/07/2020 A A
Imprimir
La calle es vuestra
Cultura El festival de las artes de calle y Cello León convirtieron este sábado el centro de León en un escenario al aire libre, ‘un teatro y auditorio’ en el que guardar las distancias no es un problema y así disfrutar de la cultura y el arte
Las calles del centro de León ofrecían este sábado estampas singulares, la calle también era para los vecinos y para la cultura, con dos actividades unidas por «tomar la calle»: El Festival de las artes en calle Vecindario, que ya había tenido actividades el viernes; y el ciclo Cello León.

Vecindario ofreció una gran variedad de espectáculos y géneros en diversos pases con una premisa, con una filosofía: «El vínculo de vecindad es tan vaporoso como imprescindible. Tiende a perderse como esa niebla que no deja ver, aunque es medio invisible. La necesitamos, la despreciamos, la odiamos por momentos. Pero siempre está ahí, la vecindad, para recordarnos lo que somos. Seres comunitarios que creen ir por libre».

Y así los leoneses pudieron disfrutar con circo teatro, charanga contemporánea, microteatro, batucada brasileña o reggae, rocksteady en diversos espacios habilitados para ello, como la Plaza de las Cortes Leonesas, Ordoño II, Alcázar de Toledo... espacios con un denominador común, tener el código postal 24001.

Desfilaron en estos dos días más de cuarenta artistas de diferentes disciplinas en horario de 20:00 a medianoche en la jornada del viernes y a lo largo de todo el día en la del sábado.
Y la Fundación Cello León también tomó este sábado la calle en uno de sus conciertos para hacer realidad aquello que propugnan: «Difundir el violoncello como instrumento acercándolo a la sociedad abriendo salas de formación y ciclos de conciertos».

Y en este caso la sala de conciertos también era la calle, donde los amigos del cello disfrutaron, y mucho.
Volver arriba
Newsletter