Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La Audiencia juzga en Ibiza al maltratador de Sara Calleja para el que el fiscal pide 7 años

La Audiencia juzga en Ibiza al maltratador de Sara Calleja para el que el fiscal pide 7 años

ACTUALIDAD IR

La relación de Sara y Christian duró tres años y dos meses. Ampliar imagen La relación de Sara y Christian duró tres años y dos meses.
I.H. | 13/01/2019 A A
Imprimir
La Audiencia juzga en Ibiza al maltratador de Sara Calleja para el que el fiscal pide 7 años
Tribunales La acusación pide 18 años de prisión al añadir al maltrato psíquico, quebrantamiento y coacciones, los delitos de inducción al suicidio, lesiones psíquicas y amenazas
Un tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia provincial de Baleares tiene previsto desplazarse el próximo viernes al edificio de los Juzgados de Ibiza para celebrar el juicio contra Christian C., la expareja de la leonesa Sara Calleja que se quitó la vida en la isla balear en julio de 2015, según su familia, «como consecuencia del incesante y persistente hostigamiento» al que el acusado «sometió a Sara a través de multitud de mensajes, correos, llamadas, paquetes postales...» desde diciembre de 2014 –fecha en la que salió del centro penitenciario leonés donde cumplía condena por amenazas en el ámbito familiar a Sara– hasta junio de 2015.

El escrito del Ministerio Fiscal, del que se han hecho eco los medios de comunicación de la isla pitiusa, acusa al belga Christian C. de un delito de maltrato psíquico habitual y otros dos continuados de coacciones y quebrantamiento de condena, por lo que pide para él un total de siete años de prisión, así como una indemnización de 60.000 euros para los hijos de la víctima. Además, recuerda que el procesado ya tiene dos condenas firmes de los juzgados de León por amenazas y coacciones en el ámbito familiar por maltratar a Sara Calleja.

La acusación particular, por su parte, suma a los delitos del Ministerio Público otro continuado de amenazas, uno de lesiones psíquicas y el de inducción al suicidio, por lo que eleva la petición de condena en su escrito de calificaciones provisionales a 18 años de cárcel. Cabe señalar que, desde un primer momento, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que investigaron la muerte de Sara apuntaron a que se había quitado la vida agobiada por la presión de su expareja, que no cesó de enviarle mensajes a pesar de que lo tenía prohibido.

El escrito recuerda que Christian C. salió del centro penitenciario leonés el 18 de diciembre de 2014, lo que motivó que Sara, «ante el temor de que el encausado pudiera causarle algún mal a su integridad física o psíquica se trasladara a Ibiza» huyendo de él.

La defensa, por su parte, pide la libre absolución del acusado.

Sara Calleja, que nació en Ponferrada en 1963, puso fin a su suplicio la madrugada del 11 de julio de 2015 en Ibiza a los 51 años de edad. «Estoy muy cansada y necesito descansar; mi vida es insoportable», escribía ella misma en una carta dirigida a la titular del Juzgado de Violencia de Género de León un día antes de quitarse la vida: «Mi vida estaba en sus manos, señora jueza, y sin embargo parecía que cada vez que yo denunciaba, aburría». «Muchas mujeres retiran sus denuncias porque es una agonía aguantar un proceso del que nunca sales entera», lamentaba Sara, que reconocía no tener más fuerzas. «Yo ya no puedo más. Mi vida ya no tiene luz ni esperanza. Christian me robó todo. Él ganó».

El caso de Sara Calleja ha estado marcado por continuas trabas por parte de la Justicia que, durante meses, se fue pasando la causa entre León e Ibiza –Sara puso 17 denuncias contra su presunto acosador en León y otras dos en Ibiza–, pues ningún juzgado parecía asumir las competencias del asunto.
Volver arriba
Newsletter