Publicidad
José, el hermano de Girón que acabó en los campos nazis

José, el hermano de Girón que acabó en los campos nazis

LNC CULTURAS IR

Cesárea Blanco y José Girón Bazán con su hija Marie Louise a mediados de los años 40 en Francia, donde se asentó el matrimonio berciano. Ampliar imagen Cesárea Blanco y José Girón Bazán con su hija Marie Louise a mediados de los años 40 en Francia, donde se asentó el matrimonio berciano.
Fulgencio Fernández | 30/08/2020 A A
Imprimir
José, el hermano de Girón que acabó en los campos nazis
Historia José Girón Bazán es el hermano ‘desconocido’ del legendario maquis, Manuel Girón. Perdió un ojo, logró pasar a Francia y acabó en un campo del horror nazi
«Hay una historia muy desconocida, la del hermano de Manuel Girón, José, un hombre también con una biografía de película pero que ha estado olvidada y, tal vez, oscurecida por la figura de su hermano, que es una verdadera leyenda». Lo dice Santiago Macías para explicar un capítulo «nuevo» —además de otras aportaciones documentales— en la quinta edición de su libro ‘El monte o la muerte’. Y esta biografía olvidada es, sin embargo, otra historia realmente dura, otro destino trágico en la familia Girón, aunque no acabara en la muerte como en el caso de Manuel, pero sí en el exilio y un campo de concentración nazi.

Está Macías estos días disfrutando mucho con la presentación del libro en los escenarios del mismo, en localidades de Cabrera como Pombriego o Sigüeya, en las que la memoria aún conserva recuerdos, con uno u otro matiz.

- ¿Cómo puede ser que un hombre del que se dijeron por aquí las peores cosas, me refiero a Manuel Girón, diga usted que es una leyenda?
- Mire, al margen de otras consideraciones, piense usted en un guerrillero, uno del monte, al que se da tres veces por muerto, se publica en los periódicos que ha sido abatido, se levanta acta de defunción, se le fotografía muerto... y vuelve a aparecer, vivo, ¿no le parece que es materia suficiente para convertirse en legendario?

Pero de Manuel ya se ha dicho y escrito mucho, se han hecho documentales, ¿cómo es posible que nada se supiera de su hermano? Y Macías lo explica. «En las primeras ediciones del libro aparece José Girón, el hermano mayor, que se fue al monte con Manuel y las pocas cosas más que se sabían». Pero el año pasado apareció en el Bierzo Joseph Michel Girón-Bazán, sobrino de Manuel Girón, que conservaba con orgullo los dos apellidos paternos y seguía la historia de la familia. Visitamos muchos lugares, las puentes del Malpaso... y dejó una frase: «Tienes que hacer otra edición del libro, con la historia de mi padre». Antes, en 2011, se habían visto en Ponferrada y fue Macías quien le contó algo de la historia de su familia, sobre todo de su madre, y de Alida, una figura con la que Joseph casi se obsesionó con la necesidad de pedirle perdón.

Y la nueva edición está hecha. Y lleva un segundo prólogo —además del de Julio Llamazares— del citado Joseph Girón-Bazán: «Nunca oí a mi padre decir nada sobre lo que había vivido años atrás. Nunca expresó nada». Y falleció cuando su hijo solo tenía siete años.

A partir de ahí se quedó con su madre, «sin pasar hambre pero con grandes estrecheces económicas» pero lo que más le llamaba la atención eran otras cosas: «Ella vivía aterrorizada por el más pequeño ruido. Si caminábamos en la noche el sonido de sus zapatos la asustaba. (...) Descubrí que aquel terror provenía de repetidos bombardeos;de eventos trágicos que ella había conocido; de la visión de cuerpos humanos cargados con palas en camiones».

En esta nueva edición el capítulo titulado ‘Adiós, hermano’ reconstruye los pasos del «hermano de Manuel», José, que perdió su ojo derecho a consecuencia de una esquirla en el transcurso de un combate en Arenas de Cabrales en septiembre de 1937. «Fue evacuado desde Asturias a Cataluña sin ni siquiera poder despedirse de su hermano Manuel, al que ya no volvería a ver».

En Cataluña se reunió con su mujer, Cesárea Blanco, logrando pasar a Francia tras penoso recorrido en enero de 1939. Allí se encontraron con José Fernández Blanco, el último alcalde democrático de Los Barrios de las Salas, quien les ayuda a instalarse, José empieza a trabajar en unas minas de carbón y nace su primera hija, Marie Louise Girón Blanco.

Joseph Girón:«Mi padre jamás hablaba de su pasado, mi madre vivía aterrorizada ante cualquier ruido, por la visión de cuerpos humanos cargados con palas en camiones»  Con el armisticio de Francia con la Alemania nazi (junio de 1940) que divide el país en dos zonas José y los suyos quedan en la zona de control alemán. «Toda la familia fue detenida. Cesárea y la niña serían entregadas a las autoridades españolas en Hendaya, pudiendo regresar a Salas de los Barrios. José fue trasladado a Angulema para, con otros republicanos españoles ser conducidos a un país libre, creían».


Creían, pero no fue así. El leonés acabó en el famoso Convoy de los 927 (el número de personas que llevaba) con destino a los campos de concentración nazi. «De la presencia de José en los campos del horror no hay más constancia documental que un documento del expediente de mutilado de guerra ante la Solidaridad Democrática Española en Francia que hace mención a su estancia en los internados del horror nazi», explica Macías.

A su regreso nuevamente le acogió Santos Fernández, en 1943 logró reunirse con Cesárea, su mujer, y su hija. En 1949 nació Isabel y en 1952 Joseph, cuando José ya no trabajaba en la mina a causa de la silicosis que le diagnosticaron y que le condujo a la muerte el 16 de abril de 1959, con apenas 50 años y «sin ver cumplido su sueño de poder regresar un día a España». Y a León.
Volver arriba
Newsletter