Publicidad
Jesús Peñamil: "Si no se duda no se llega nunca a la verdad"

Jesús Peñamil: "Si no se duda no se llega nunca a la verdad"

LNC CULTURAS IR

El artista berciano Jesús Peñamil ante su instalación titulada ‘Babel’. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen El artista berciano Jesús Peñamil ante su instalación titulada ‘Babel’. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 24/05/2022 A A
Imprimir
Jesús Peñamil: "Si no se duda no se llega nunca a la verdad"
Arte El artista berciano aúna collage, pintura y poesía en la muestra ‘Campo de metáforas’, que se puede visitar en el Centro Leonés de Arte
Jesús Peñamil ama la poesía y con sus obras se convierte de algún modo en un ferviente poeta. No solamente por incluir en sus obras versos de conocidos poetas leoneses y españoles, sino porque sus piezas tienen una carga emocional similar a cualquier obra poética.

Para realizar su trabajo Jesús combina todos aquellos objetos que encuentra a su alcance, generalmente sencillos materiales reutilizados con una aplicación diferente a su uso habitual. Toma objetos de la naturaleza como cortezas y semillas de árboles y por otro lado utiliza también elementos artificiales como letras troqueladas, papeles de diversa procedencia, maderas y luces de neón.

La idea poética es la base de su trabajo, hay poesía en todas las obras que componen la exposición ‘Campo de metáforas’, pero no la poesía que se ve en textos conocidos y divulgados que esconde con cambios de orden, sino la poesía que representan sus obras basadas en la emoción y los sentimientos.

Para estos cestos requiere unos mimbres muy fuertes, en primer lugar la memoria, la remembranza de su época infantil en Cacabelos, rodeado de altas montañas y de la Naturaleza en todo su esplendor y como él mismo dice: «la memoria es para mí como un archivador, como una biblioteca que tiene millones de imágenes cubiertas del polvo del tiempo y están ahí. En cualquier momento, ante un mínimo estímulo vuelven a mí. Todos hemos tenido sensaciones de estar en situaciones que ya hemos vivido antes y que no sabemos cuándo ocurrieron. Eso es para mí la memoria». De esa memoria salen obras magníficas y además cuadros que hablan del paisaje, del territorio, de los fenómenos atmosféricos, de las montañas y de los edificios de su tierra y lo cuenta así: «He vivido mi infancia en un lugar idílico que es el Bierzo, rodeado de montañas, viendo la nieve, el cambio de los colores con las estaciones, mirado al cielo y ver las nubes que con 12 o 13 años me obsesionaban y pensaba ¿cómo se hará eso?. La Naturaleza tiene una importancia muy grande para mí. Era un niño que vuelve de la escuela, corre y juega hasta que regresa a su casa a cenar. No quiero recordar la infancia como algo nostálgico, sino como un tiempo que me ha aportado mucho». En estas palabras se nota su interés por el paisaje y el medio natural, que ha ido aportando a su obra a lo largo del tiempo.

Otras muestras de su forma de pensar a la hora de crear sus obras son la imaginación, con la cual descubre nuevos horizontes y la duda, imprescindible en su trabajo, según manifiesta: «La imaginación y la duda son imprescindibles y pienso que si no se duda no se llega nunca a la verdad, cualquier cosa que me sucede necesito analizarla desde la duda». El paso del tiempo se ve en sus cuadros, fotografías antiguas que muestran los cambios en las personas y en el mundo.

No le asusta el utilizar cualquier idioma y convertir sus obras en un babel a base de palabras en diferentes formas, brillos, tamaños o lenguajes, porque la comunicación, con sus beneficios y problemas para los hombres es otra de las ideas que le atraen, como la lectura, en especial la poética como comenta: «Soy buen lector y me gusta en especial la poesía porque es la condensación de la literatura y me da más libertad para explicarme y entender las cosas». En sus piezas y en su obra en general se pueden ver alusiones a autores leoneses como Ester Folgueral, Julio Llamazares, Antonio Gamoneda y Juan Carlos Mestre.

En su obra hemos encontrado que existen dos planos, por una parte las ideas, sentimientos y emociones, que son la base sobre la que se sustenta el edificio de su obra y es lo que hemos visto hasta ahora, y por otro los materiales que utiliza para llevar a cabo todo aquello que ha surgido del plano anterior, que son el contenido de sus piezas.

Son, como él mismo dice sus herramientas y una de ellas es la metáfora, de la que toma nombre la exposición. Explica el autor: «Las metáforas son para mí herramientas. Tomo sensaciones y esas sensaciones las asocio a metáforas y las introduzco en mis cuadros y esos cuadros también los considero metáforas».

Y para poner ante el espectador sus ideas, sentimientos y emociones recurre además a todo lo que se encuentra a su alcance, como reconoce: «no renuncio a nada, todo lo que me sirva para expresar lo que intento decir: pintura, fotografía… cualquier cosa me sirve, recurro a elementos que ya existen, semillas, óleo, fotografías, cualquier cosa para mi es una forma de construir un sistema de producción para realizar mi obra, como elementos naturales, niebla, nubes, nieve, brumas, flores…».

Jesús Peñamil es una persona con un largo recorrido artístico, reconocido en todo el mundo y habla así de su evolución: «llevo pintando, haciendo exposiciones, participando en concursos desde los 18 años, tengo un montón de exposiciones y al final, estos últimos años han sido de trabajo pero de menos exposiciones en galerías, porque están cerrando la mayor parte de ellas, sobre todo en Madrid, tras la pandemia».

Para más adelante desea continuar con un trabajo que sea independiente de presiones, normas o modas como él cuenta: «Yo lo que quiero es trabajar a mi aire y que eso me dé la libertad de no depender de alguien que me diga por donde tengo que ir, sino elegir caminos que parecen ilógicos, pero que a mi me interesan, porque mi propio rumbo me lo marco yo. Los artistas ansiamos enseñar nuestra obra porque una obra que no se enseña es una obra muerta, pero también debe ser nuestra en su totalidad».

La exposición de Jesús Peñamil en el Centro Leonés de Arte, de la calle Independencia estará abierta al público hasta el mes de julio y es una ocasión extraordinaria para conocer y apreciar la obra de este magnífico artista. No se la pierdan.
Volver arriba
Newsletter