Publicidad
Ingenieros y diseñadores proponen escanear un Bierzo patrimonial en 3D

Ingenieros y diseñadores proponen escanear un Bierzo patrimonial en 3D

EL BIERZO IR

El vocal de la pedanía de Santa Marina ante la iglesia con los investigadores Víctor, Claudia, Rebeca, María y la pequeña Sofía, su hija. Ampliar imagen El vocal de la pedanía de Santa Marina ante la iglesia con los investigadores Víctor, Claudia, Rebeca, María y la pequeña Sofía, su hija.
Mar Iglesias | 05/09/2022 A A
Imprimir
Ingenieros y diseñadores proponen escanear un Bierzo patrimonial en 3D
Patrimonio Quieren contribuir a su puesta en valor y dar un paso más, la preservación de la piedra antigua mediante nuevos sistemas derivados del grafeno sobre los que están investigando
Un grupo de ingenieros físicos y expertos en expresión gráfica de la Universidad de León que forman parte del Proyecto Nanoshield, dedicado a aplicar la nanotecnología al patrimonio pétreo para su preservación, han tenido la idea de contribuir al desarrollo turístico de la comarca berciana posibilitando que las mejores piezas de su mapa monumental puedan presentarse en 3D.

Lo han hecho comenzando por un municipio pequeño, Torre del Bierzo, seleccionado por no superar los 2.000 habitantes y por ser cuna de la profesora de Física Aplicada, María Fernández Raga de la que partió la idea además de ofrecer un trabajo más manejable para las herramientas con las que cuentan.

El objetivo de este proyecto, en el que llevan enfrascados todo el verano ella, dos estudiantes de la ULE -una de ellas con una beca Ralbar, que ya inició un proyecto parecido en Palacios de la Valduerna- y otra profesora de Expresión Gráfica es “dar visibilidad en la web de los ayuntamientos de estos monumentos en 3D, darles promoción y ponerlos en valor”. De momento ya han digitalizado la iglesia de Santa Marina de Torre y las pintoras que se han encontrado en ella y también los cortines de Fonfría. Se intentó incluir en el trabajo los petroglifos de Santa Marina, pero la dificultad para acceder a ellos no lo ha permitido. De todos modos, esos trabajos iniciales han abierto las puertas a un mundo de posibilidades en las que el grupo de expertos quiere profundizar “ayudaría a crear rutas de turismo en una zona que ha sufrido el azote del fin de la minería.

De hecho, con la intención de ayudarla a recuperarse, el trabajo final lo cederán, de manera gratuita, al Ayuntamiento de Torre, que lo podrá utilizar en sus redes sociales y subiéndolo a Google para que tenga utilidad en ese sentido.

Una innovación que requiere “bastantes conocimientos”, explica Fernández “hay un grupo de personas que escanean y después se pasa a un gabinete para analizarlo todo” desde el punto de vista de la Física Aplicada y el Diseño. 

Un coste asequible para las administraciones

Este primer trabajo se ha realizado dentro de la iniciativa Retos 2020, que costea el Ministerio de Investigación y Ciencia y que les ha servido para pagar la gasolina de sus numerosos desplazamientos. Es un programa de Nanoshield, creado por Fernández Raga y José Miguel González Domínguez, que intercambiaron sus ideas y conocimientos de Física, Ingeniería y Química y bautizaron este proyecto uniendo fuerzas entre un equipo multidisciplinar formado por investigadores de la Universidad de León, del Instituto de Carboquímica de CSIC en Zaragoza y de la Universidad de Valladolid hace dos años, entre ellos Fernando Jorge Fraile.

La herramienta utilizada para realizar el trabajo tridimensional es un escáner llamado Lidar que pudieron costear gracias al proyecto de la Junta de Castilla y León Preservarte, concedido gracias a la Consejería de Turismo. Así se ha echado a andar esta idea que pretende conectar con una segunda vertiente en la que también trabajan, la de ver el estado de deterioro de la piedra que conforma los monumentos para priorizar su recuperación o incluirla en un proyecto de preservación que llevan adelante los investigadores, utilizando derivados del grafeno para ello.

Según explica Fernández, se están comenzado a estudiar otros derivados de materiales reciclados como la celulosa, por ejemplo, para preservar esas piedras. Recuperarla sigue otro cauce como el uso de bacterias.

En esta primera experiencia ya ha visto que la piedra usada en la iglesia de Santa Marina, que es de distintos tipos, porque se ha usado varias zonas, está sufriendo un deterioro notable “en algunas partes parece que se está partiendo”. Su trabajo pretende también dar un toque de atención sobre el estado de monumentos que no inician la lista de Patrimonio para su reparación.

Para todo el Bierzo

Este primer trabajo pretende ser la punta de lanza para hacerlo extensible a toda la comarca. Para ello, Fernández asegura que, en un paso más, se presentará al Consejo Comarcal del Bierzo, a los ayuntamientos a la Diputación de León y a la Junta de Castilla y León.

La intención es poder costear el seguir realizándolo pero en toda la comarca. Hasta ahora, la mayor parte de los gastos han sido “por la voluntad que le hemos puesto”, pero asegura que necesitan incrementar las herramientas a utilizar y los profesionales que puedan realizarlo para hacerlo más efectivo. De hecho, el escáner usado solo puede trabajar sobre zonas pequeñas y la duración para hacerlo es larga. Solo escanear la iglesia les llevó nueve horas. Un escáner de mayor potencia facilitaría y mejoraría los trabajos.

También necesitarían un dron, puesto que para el Lidar es complicado escanear tejados. De ese modo, considera que ese panorama berciano en 3D “con mucho que enseñar” sería la presentación a esa salida de futuro que se está buscando y que podría estar vinculada al turismo.

Fernández considera que no sería difícil sufragar estos costes, puesto que el escáner con el que cuentan ha supuesto una inyección de 30.000 euros y proceder al escaneado 3D de una iglesia puede quedarse en cifras que no superen los 2.000 euros. Eso puede acercar la iniciativa a los ayuntamientos bercianos que espera que sepan nutrirse de esta nueva idea “si las administraciones piden alternativas, les estamos dando posibilidades”, dice, pensando ya en pasear, en un futuro, por los canales romanos en 3D o por el valle del Silencio.
Volver arriba
Newsletter