Publicidad
Huesca 1 - Ponferradina 2: 'Amir y Ojeda regalan un triunfo épico'

Huesca 1 - Ponferradina 2: 'Amir y Ojeda regalan un triunfo épico'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
J. A. | 23/01/2022 A A
Imprimir
Huesca 1 - Ponferradina 2: 'Amir y Ojeda regalan un triunfo épico'
Fútbol / Segunda División Un gol del extremo en el último suspiro de partido le da a la Deportiva una victoria que bien pudo ser una derrota de no ser por la exhibición del guardameta iraní
Se le resistía a la Sociedad Deportiva Ponferradina el triunfo en este año 2022, pero a buen seguro tanto el equipo como los aficionados dieron por bueno el tiempo de espera solo por el grito de júbilo que despertó el tanto que Dani Ojeda conseguía en El Alcoraz en el último suspiro del tiempo de descuento de un partido que al equipo berciano se le pudo haber ido mucho antes de no ser por la sensacional actuación de su portero, Amir Abedzadeh.

A punto de llegar al minuto 94, Dani Ojeda era capaz de convertir un contraataque que si llega a suceder en un entrenamiento seguramente hubiera supuesto el enfado de Jon Pérez Bolo. Mal llevado, impreciso, atropellado... con el Huesca volcado en ataque y lento en el repliegue, el balón terminó llegando a Ríos Reina para que este la pusiese al punto de penalti, donde Ojeda, con un disparo para nada contundente, la mandaba a las mallas sin que el meta Andrés lograra realizar su mejor actuación. Estallaba de alegría la Deportiva con su primer triunfo del año, que, cosas del destino, llegaba del mismo modo que su rival había salvado un punto del Toralín en la primera vuelta. Deuda saldada.

Pero para llegar al descuento con opciones de llevarse los tres puntos, tuvo que remar mucho una Ponferradina que había empezado muy bien, pero desapareció en la segunda mitad. Se encomendó, eso sí, a un Amir que está demostrando ser seguramente el mejor portero de la Segunda División. Con un recital de paradas de todos los colores, sacando manos prácticamente milagrosas e imposibles para cualquier otro portero, el iraní sostuvo durante más de 70 minutos el triunfo que la Deportiva ostentaba desde prácticamente el inicio del partido.

Ojeda adelantó al equipo berciano a los 7 minutos tras una jugada que revisó ampliamente el VARCon Baeza como principal novedad en un once con una medular más conservadora de lo habitual con la pareja Morán - Anton y ante un Huesca que apostó por el mismo equipo que había goleado al Cartagena a domicilio hacía 15 días, la Deportiva salió mejor al terreno de juego. Dominando el balón en campo rival, Ojeda avisó a los 3 minutos tras una gran combinación con Enrich que le dejaba solo ante el portero oscense, si bien no lograba rematar. La segunda que tuvo, con algo de fortuna y la supervisión del VAR, adelantó a su equipo.

Un pase de Baeza rebotaba en un rival y permitía que el balón le cayese a Agus Medina en situación favorable para poner un centro en el que Ojeda se adelantaba a un Ratiu que se dormía para marcar a placer. El colegiado anulaba en primera instancia el gol al considerar que había fuera de juego del catalán, si bien el videoarbitraje tiraba la línea para confirmar que éste no existía y tras una deliberación de más de 5 minutos le daba el tanto a los bercianos.

Un inicio de partido inmejorable para la Ponferradina, que con el gol también hacía despertar a un Huesca que poco a poco fue inclinando el campo hacia la portería de Amir. Ahí comenzó la exhibición del iraní, que como aperitivo y estando fuera de sitio por la acción previa, le sacaba una espectacular mano a Seoane, que con un potente disparo lo intentaba desde la frontal del área.

Era la primera de dos que tendría el guardameta en la primera parte, la segunda de ellas para detener un cabezazo de Escriche que se iba a la escuadra. El delantero oscense tendría otra oportunidad de marcar tras un saque de banda que se paseaba por el área berciana y éste remataba de volea en el segundo palo cruzando demasiado su disparo.
Sufría la Ponferradina, que se contagiaba de las prisas de un Huesca necesitado de sumar en casa, contagiando la grada unos nervios que a punto estaría de pagar Ignasi Miquel.

Con el Huesca volcado a por la remontada, la Ponferradina encontró los espacios para hacer dañoEl ex de la Deportiva a punto estaba de marcarse en propia tras un mal despeje ante el que Andrés, in extremis, reaccionaba bien salvando el gol. Además, Erik Morán (que se tendría que retirar al descanso con molestias) disponía de un tiro desde el punto de penalti que bloqueaba el propio Miquel y el colegiado anulaba un gol a Agus Medina por fuera de juego de Dani Ojeda.

Llegaba por tanto el partido al descanso con ventaja blanquiazul, no sin sufrimiento, pero ciertamente con mucho menos del que viviría en la segunda mitad el equipo de Jon Pérez Bolo. Y eso que salió bien la Ponferradina al campo, dispuesta a intentar tener más el balón y pasar menos apuros, algo que duró lo que Xisco Muñoz tardó en hacer los cambios. Dos recién llegados, Lago Junior y especialmente Pablo Martínez, le dieron otro aire a un Huesca que hizo recular a la Deportiva, a la que prácticamente borró del campo.

Dispuso de varias ocasiones el conjunto altoaragonés para hacer el empate, pero una y otra vez se encontró con un gigantesco Amir. El iraní volvía a lucirse ante Escriche en una acción similar a la de la primera mitad aunque en esta ocasión con un remate de volea que sacaba sobre la línea. Poco después, despejando un remate a la media vuelta de Lago que, esta vez sí, le puso las cosas más fáciles al portero con un disparo más centrado.

Con la polémica de un pisotón por detrás de Insua a Edu Espiau en el área del Huesca en el que ni el colegiado ni el VAR vieron penalti en uno de los mínimos acercamientos bercianos a la portería de Andrés, la Ponferradina terminaría pagando su paso atrás cuando solo faltaban 10 minutos para el final del tiempo reglamentario. Un rechace en el área le caía a Pablo Martínez para que, a la media vuelta, le diese el empate a su equipo en el día de su debut.

Era la recta final del partido y la inercia que traía el partido sin duda invitaba a pensar en una posible remontada. Se volcó el Huesca buscándola, dejando muchísimos espacios atrás. Los disfrutó Edu Espiau, que se quedaba solo ante Andrés pero cruzaba demasiado su disparo. También Agus Medina, en una acción similar en la que le sobró un toque antes de que la defensa se le echara encima. Era ya el tiempo de descuento y parecía que todo estaba decidido. Nada más lejos de la realidad, porque Ojeda, casi 90 minutos después de haber hecho su primer gol, le daba un triunfo verdaderamente épico a la Ponferradina que le sirve para asentarse en el
Volver arriba
Newsletter