Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Hablar

Hablar

OPINIóN IR

26/10/2018 A A
Imprimir
Hablar
Además del programa radiofónico de madrugada donde la gente aprovecha la discreción de la noche para contar sus cosas, esas que no se atreve a confesar de día, o que simplemente prefiere contar de noche al infinito espacio al que llegan las ondas, ‘Hablar por Hablar’ se ha convertido hace ya tiempo en la afición favorita de muchos políticos que por algún motivo que algún día espero comprender, no desperdician ni una sola de esas maravillosas oportunidades de guardar silencio, que a veces se nos ponen delante.

El caso es decir algo, da igual sobre qué. Si es el día de la Hispanidad, hablamos del gran hito de Hispanidad sólo comparable a Romanización. También se puede hablar de las fosas de no se quién, insultar a actores, llamar ‘chiqui’ a un periodista o a una ministra, contar mentiras, hacerte una foto con un arado y hablar fenomenal de la agricultura. La misma que las decisiones de tu partido han hundido. Otra foto donando sangre y hablar de solidaridad, mientras escribes un ‘tuit’ sobre el valor y el esfuerzo de las fuerzas de seguridad, en la misma acción en la que ha muerto alguien que, posiblemente, saltara una valla para intentar buscar una vida un poco mejor.

Puedes disertar sobre barcos, sobre la Luna, de lo importantes que son las asociaciones vecinales para la ciudad, aunque no les hagamos ni caso a lo que dicen. Del trabajo tan necesario que hacen los colectivos sociales, aunque lleven todo el año esperando por las ayudas públicas que les debemos. De la catástrofe que supondrá para el país subir el salario mínimo aunque nosotros cobremos diez veces más...

Puedes hablar de proyectos que no existen más que en tu imaginación, puedes echar la culpa «a la burocracia», que va lenta y no podemos hacer nada. Como si la burocracia fuera un ente extraterrestre. O puedes pasar el marrón a un concejal de los tuyos, a un técnico, a un funcionario...

Estaría bien hacer un juego de esos donde se podría elegir en la primera columna: -El alcalde -La alcaldesa- El Gobierno -El Ayuntamiento -El Presidente... el que sea. En la segunda columna: -Estudiará, -No descarta - Critica - Se plantea -Cuestiona -Insta... Y en la tercera columna: -El futuro del carbón - La Luna -Las baldosas del parque -Potenciar el sector agroalimentario -Mejorar el Camino de Santiago...

Cualquier combinación es válida, para abrir un debate para Europa, para el Bierzo o para la comunidad de vecinos. Se puede hablar de lo que sea. El caso es hablar.
Volver arriba
Newsletter