Publicidad
Fiscalía confirma la petición de 122 años de cárcel por ordenar matar a Cortizo

Fiscalía confirma la petición de 122 años de cárcel por ordenar matar a Cortizo

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
EP | 09/07/2020 A A
Imprimir
Fiscalía confirma la petición de 122 años de cárcel por ordenar matar a Cortizo
Tribunales Consideran a la exjefa de ETA María Soledad Iparragirre, alias 'Anboto', la responsable en 1995 de los comandos legales de la organización terrorista
La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha confirmado su petición de 122 años de prisión para la exjefa de ETA María Soledad Iparragirre, alias 'Anboto', por el asesinato con coche bomba del comandante del Ejército de Tierra Luciano Cortizo en 1995 al señalarla como la responsable en ese año de los comandos legales de la organización terrorista y quien dio la orden directa del atentado.

De igual modo se ha pronunciado Carmen Ladrón de Guevara, la abogada de la acusación particular y de la acusación popular que ejerce la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), quien considera que ha quedado "perfectamente acreditada" la participación de Iparragirre en el asesinato cometido en León.

Así lo han manifestado el fiscal José Perals y la letrada de la AVT en sus informes finales del primer juicio al que se enfrenta la etarra en España, una vez que ha sido entregada por las autoridades francesas tras cumplir en ese país 16 años de cárcel por su integración en ETA. La acusada sólo contestó ayer a las preguntas de su defensa para negar cualquier participación en los hechos.

Parte de los informes han consistido en dar por acreditada que Iparragirre es la etarra con el alias de 'Anboto', una identificación que los peritos de la Guardia Civil han defendido y respaldan las acusaciones por las declaraciones judiciales que prestaron otros dos etarras, Agustín Almaraz e Ibon Etxezarreta.

Cambios de versión

Tanto uno como otro señalaron ante dos jueces de instrucción de la Audiencia Nacional a Iparragirre como 'Anboto' y la identificaron como la jefa de los comandos legales de la organización terrorista, lo cual confirmaron con una fotografía de la acusada en sede policial.

Sin embargo, estos dos etarras comparecieron este miércoles en el juicio desde las respectivas cárceles en las que se encuentran y dijeron no recordar nada al respecto alegando que hace 25 años de los hechos, a pesar de las insistentes preguntas del fiscal y la abogada de la acusación particular y popular.

Sobre Agustín Almaraz, el fiscal ha recordado que éste "dio detalles" sobre los cinco encuentros que dijo haber mantenido con ella, en una de las cuales le habría dado instrucciones sobre la constitución del comando legal que luego mató al comandante Cortizo. Y Ladrón de Guevara ha destacado que aunque este etarra y Etxezarreta han ratificado en el juicio lo que dijeron ante los jueces, "tampoco lo han negado".

El abogado de Iparragirre ha puesto en duda el modo en que se obtuvieron las declaraciones anteriores al juicio de estos dos etarras y ha reprochado que las acusaciones creyeran entonces a Etxezarreta y no ahora, cuando ya ha manifestado públicamente su salida del colectivo de presos de ETA y, por tanto, "amigo amigo" de la acusada no es.

Por otro lado, el fiscal ha hecho hincapié ante el tribunal que ETA siempre ha sido "una organización terrorista con una estructura jerárquica muy clara, muy determinada" en la que los comandos cumplían las órdenes de sus superiores, y en este marco sitúa la carta intervenida en un piso de Guipúzcoa al etarra Sergio Polo, condenado ya por el atentado contra Cortizo como autor material, y que los investigadores atribuyen a Iparragirre.

Según las acusaciones, esa "comunicación orgánica" demuestra que la acusada fue la que dio la orden de matar al comandante, pues en ella manifestaba su deseo de un atentado y le requería que insistiera en sus intentos por asesinarle.

Por su parte, el abogado de Iparragirre ha solicitado la libre absolución de su defendida, ya que considera que en la vista oral "no se ha practicado prueba ni válida ni suficiente", ni para acreditar que ella sea 'Anboto' ni de que sea quien dio la orden de atentar contra Cortizo. Así, ha pedido al tribunal que no se deje llevar por el "automatismo" de tomar la sentencia contra Polo como referencia para este procedimiento.

Parte activa del cambio de estrategia de ETA


En su opinión, se ha creado "cierta mística o cierto relato" sobre la figura de 'Anboto' en un "triángulo" en el que se ha colocado a Iparragirre cuando ésta "ha sido parte activa en el cambio de estrategia de ETA" y leyó el comunicado de disolución de la banda terrorista en mayo de 2018, cuando estaba presa en Francia.

"Iparragirre es parte activa de que lo ocurrido no se vuelva a repetir y que las generaciones venideras no vuelvan a vivir lo que ha ocurrido", ha dicho el abogado para finalizar su informe de defensa.

Tras él, la presidenta del tribunal, Concepción Espejel, ha preguntado a la acusada si quería ejercer su derecho a la última palabra, a lo que ésta ha contestado, desde la sala blindada donde ha seguido la vista, que está de acuerdo con todo lo dicho por el letrado. El juicio ha quedado concluso para sentencia.

La vista oral por el asesinato de Luciano Cortizo es sólo la primera de una larga lista de causas pendientes de la histórica etarra en España y que incluyen desde asesinatos a instrucciones para atentar o entregas de armamento. Además del atentado contra el comandante, está procesada por el crimen de dos agentes en Vitoria el 6 de agosto de 1987 o el del cartero Estanislao Galíndez en 1985.

También se le relaciona con las instrucciones para atentar contra el Rey Juan Carlos en la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao o por facilitar armamento para una acción criminal contra la oficina del DNI de esta misma ciudad el 13 de enero de 1995, causando la muerte de una persona y dejando herida grave a otra.
Volver arriba
Newsletter