Publicidad
Fernández: "Me costó mucho adaptarme al ritmo de aquí"

Fernández: "Me costó mucho adaptarme al ritmo de aquí"

DEPORTES IR

Roberto Fernández, durante un partido con la Cultural en el Reino de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Roberto Fernández, durante un partido con la Cultural en el Reino de León. | MAURICIO PEÑA
Jorge Alonso | 24/10/2019 A A
Imprimir
Fernández: "Me costó mucho adaptarme al ritmo de aquí"
Fútbol / Segunda División B El boliviano reconoció sentirse "muy contento" en la Cultural, pero volvió a sembrar dudas sobre su futuro en el equipo
Uno de los nombres propios de los últimos dos partidos de la Cultural ha sido sin duda el del boliviano Roberto Carlos Fernández. Titular en ambos encuentros, forzó dos penaltis que no fueron anotados, pero que dejaron claro su potencial en la categoría.

Dos partidos que el lateral reconoció este jueves «te dan un plus de confianza para seguir por este camino de tratar de hacer las cosas bien» y que demuestran que su lógico proceso de adaptación parece haber llegado a su fin reconociendo que lo más duro fue «el ritmo con el que se juega aquí, la intensidad, venía de un fútbol con muchas diferencias en el físico que hacen que el juego sea más lento, me costó mucho pero me siento tranquilo gracias a la confianza que me dan los compañeros y el cuerpo técnico, es el empujón que uno necesita». Porque tuvo bonitas palabras el zurdo para el vestuario, asegurando que «como personas hacen que el espíritu de equipo, que es lo primordial, hace que todos estén con buenos ánimos y quieran dar todo de sí mismos para poder hacer las cosas bien y en lo futbolístico es muy intenso, te exigen mucho y eso para mí es lo mejor».

Sé que en Bolivia están pendientes de mí, pero eso no tiene que hacerme creer cosas que no he conseguidoSe encuentra ya el boliviano al nivel de una competición en la que ya sabe que «hay muchos campos chicos, otros con espacios como aquí, hay que adaptarse conforme vayan siendo los equipos, los partidos y las canchas y tratar de responder de la mejor manera». Eso sí, reconoció «ser consciente de que tengo que mejorar muchas cosas, eso lo lograré con el trabajo día a día, pero me siento cómodo en cualquier puesto, tengo una faceta más ofensiva, pero jugar más arriba no te libera de defender, no podemos dejar que los de atrás defiendan y el resto ataquemos, es to es un equipo y todos atacamos y defendemos».

Por el momento, ya se deja ver en un equipo que suma cinco triunfos consecutivos, algo que considera «es muy positivo y anima mucho, tenemos que seguir por este camino y tratar de hacer las cosas bien, queda mucho aún y no podemos creer que hemos conseguido algo si esto recién empieza». De él están muy pendientes en Bolivia, algo que reconoce, ya que señala «que los amigos, los familiares, los hinchas de Blooming me siguen porque es un orgullo para ellos que un jugador de sus divisiones menores haya sido vendido y el apoyo me lo hacen llegar, pero esas cosas no tienen que marearnos ni hacernos creer cosas que no hemos conseguido, trato de obviar eso y enfocarme en cada entrenamiento y en cada partido».

Eso sí, no fue claro el boliviano en cuanto a su futuro y es que preguntado sobre si aseguraba su continuidad al menos durante la presente temporada en el equipo leonés sembró ciertas dudas: «No tenemos muy claro eso, aquí estoy completamente metido en el equipo y trato de enfocarme en cada domingo como el plazo más largo, pero todo puede llegar a pasar, pienso en esta parte del campeonato y luego ya veremos qué pasa, vivimos de los resultados, del rendimiento y puedo ser yo o puede ser otro el que salga».
Volver arriba
Newsletter