La importancia de llamarse Tonín

La última de La Nueva Crónica

Imagen TONÍN
Imagen TONÍN

Fuentes de Peñacorada ya era, no me lo negaréis, un nombre de pueblo con mucho gancho, de esos que se te quedan grabados. 

Pero un día se le ocurrió —vaya a saber a qué alcalde pedáneo u otra autoridad— añadir al cartel con el nombre del pueblo un ‘apellido’ y se podía leer en el cruce que conduce al escondido lugar: «Pueblo de montaña». No decía mucho, pueblos de montaña se supone que son casi todos en aquel entorno, pero los coches comenzaron a girar y subir a ver qué justificaba lo que anunciaba el cartel. 

Ayer domingo, a Tonín llegaron una conocida periodista asturiana y su compañero. Ante la pregunta de los motivos de elegir aquel destino explicaba ella, con mucha gracia: «El mi mozo, le dan estos puntos. Le pregunto que dónde podemos ir y dice sin dudar :‘a Tonín de Arbas’ ¿A Tonín? Y diz que desde que pasaba con su padre por la carretera y veía el cartel de Tonín pensaba que tenía que subir a ese pueblo de curioso nombre». La importancia de llamarse Tonín.

Lo que no sé es qué pensarán los que ven el cartel de Rodillazo, Calaveras, Caín, La Uña, Perros o Folledo. 

Archivado en
Lo más leído