Publicidad
Esa niña

Esa niña

OPINIóN IR

01/11/2018 A A
Imprimir
Esa niña
Hoy, parece ser que, una niña cumple 13 años. Para celebrarlo, parece ser que, ella y su padre van a leer un pequeño párrafo de un libro publicado y ratificado por su abuelo, el de la niña, hace ya 40 años. Mejor hubiera sido si eligieran otro libro, o bien elegido ese, bien estaría que hubieran revisado su texto para adaptarlo a los tiempos que corren, que no son los mismos que nos preocupaban en aquel momento. Es más, hasta para que ella pueda seguir siendo quién es, y sobre todo para que en algún momento llegue a ser los que algunos, no sé si muchos quieren que sea, será obligado que este libro que va a usar hoy para esa breve lectura se modifique, y ya de paso aprovechamos, todos, para pegarle un buen repaso y adaptar el texto a los tiempos actuales.

Como sabemos que ese camino en el que la han metido es muy duro, me atrevería a proponerle que lo obvie, que no lo transite, que renuncie a él y que de paso nos haga, a todos, el favor de dejarnos decidir en libertad, sin ruido de sables de fondo, si queremos seguir apostando por esa vía por la que ella, si nada cambia, transitará, por la que ahora camina su padre, y por la que corrió hasta romperse su abuelo, ese abuelo que hoy parece de cuento de hadas pero al que la historia juzgará y pondrá luces sobre esas negras sombras que hoy no nos permiten alumbrar por el simple hecho de que él goza de unos privilegios que le son vedados al común de los ciudadanos.

Si dejáramos de darle importancia a un acto tan insulso como la lectura que harán en Madrid esa niña, y su padre, estaríamos avanzando por una senda de futuro, un futuro en el que todos, incluso ella, fuéramos iguales. Allí estarán todos los palmeros que nada hacen, que parasitan, que se aprovechan de todos y de todo. Allí irán los que nada merecen pero casi todo reciben, algunos de ellos por estar señalados por dedo divino, si es que ello fuera posible. Le cantarán vítores y nos harán creer que lo de hoy (ayer) es (fue) importante cuándo sería totalmente prescindible.
Volver arriba
Newsletter