Publicidad
Envidias y ambiciones

Envidias y ambiciones

OPINIóN IR

03/09/2021 A A
Imprimir
Envidias y ambiciones
Es difícil no sentir envidia cuando lees que esta semana casi 600 kilómetros de autopistas se liberan, pero aquí al lado tienes una que vertebra la provincia y podría liberar una de las nacionales más transitadas y peligrosas, y que no sólo sigue siendo de pago sino que lo hace con un precio astronómico para los kilómetros que ofrece y le hace estar infrautilizada.

No es casualidad que las liberadas ahora estén en Cataluña. Tampoco que los descuentos aprobados durante el verano sean para Galicia. Ni siquiera que sea con la León-Asturias, con nuestros ‘vecinos del norte’ tirando del carro en las presiones, la que más apriete para verse beneficiada.

Mientras la AP-71 León - Astorga permanece olvidada, en realidad como la provincia en general. Con el segundo año de finalización de concesión más tardío de todo el panorama español, tras prorrogarse en su día durante el gobierno de Aznar, su localización bien utilizada sería clave: usada para unir las dos principales ciudades, León y Ponferrada, para las que quizá sean las dos siguientes en importancias como Astorga y La Bañeza, paso del noroeste a Madrid...

La realidad es que prácticamente nadie la utiliza si la tiene que pagar él y no es un trabajador que puede pasarlo a la empresa, para empezar por aquello de no sentirse atracado. De hecho, cuando más particulares la transitan es en el horario reducido nocturno, algo que en tantos años supongo que no habrá hecho pensar a nadie que igual con un precio más reducido también la empresa sacaría más beneficio. ¿Y de aquello de desviar los vehículos pesados por ella qué fue? Al cajón de los olvidos y las mentiras sin ponerse colorados.

La realidad es que así seguirá hasta su final, porque no hay nadie que luche por ella. Cada vez tengo más claro que, lo peor con gran diferencia para una ciudad como León, es que quienes lo representan en Madrid sean políticos de grandes fuerzas y con ambición propia. Pueden ser muy válidos y buenos para cargos mayores (o no), pero lo que nunca van a hacer es dar guerra interna, porque consideran que es a su partido y no a sus ciudadanos a quien representan, y además son los que les pueden dar ese ascenso futuro. Y es que sólo hace falta echar un vistazo a cómo actuan los actuales...
Volver arriba

Newsletter