Publicidad
En Valverde de la Virgen reina 'La Reina'

En Valverde de la Virgen reina 'La Reina'

UN VERANO SIN LUCHA IR

Miriam Marcos en el homenaje que le hicieron poniendo su nombre a la plaza de Montejos del Camino, su pueblo. Ampliar imagen Miriam Marcos en el homenaje que le hicieron poniendo su nombre a la plaza de Montejos del Camino, su pueblo.
Fulgencio Fernández | 25/07/2020 A A
Imprimir
En Valverde de la Virgen reina 'La Reina'
Un verano sin lucha El municipio apuesta por la lucha, masculina y femenina, con un corro que muchas veces ha ganado la gran luchadora del Ayuntamiento, Miriam Marcos
Hay apodos en la lucha leonesa que son una definición: El Divino, El Elegante, El Helicóptero, La Cátedra Ambulante... o el que lleva una luchadora del municipio de Valverde de la Virgen: Miriam Marcos, La Niña con Calle de Montejos del Camino, que, por cierto, ya es la Niña con Plaza.  

Yes que este municipio cercano a la capital, guardián de muchas de las tradiciones de esta tierra, tuvo la buena idea de reconocer lo que era el palmarés más brillante que puede exhibir vecino alguno, y le pusieron su nombre a la plaza del pueblo de Miriam, Montejos del Camino.

Enumerar el palmarés de Miriam Marcos puede ser apabullante pero seguramente no refleja la realidad de esta luchadora –en todos los ámbitos de la vida–«que lo ha ganado todo»; ésa podría ser la única definición que se acerca a lo que es Miriam.

Desde que arrancó la Liga Femenina en 2007 «lo ha ganado todo». Ligas, provinciales, corro de las campeonas, ha ganado el mismo día en dos categorías, ha ganado en las tres que hay en femenina... todo.

Pero también ha sido una gran abanderada de la lucha leonesa en los Campeonatos de Europa de Luchas Celtas, en los que ganó en sus pesos, en sus modalidades... y no se le ha escapado el trofeo a la Mejor Luchadora del Campeonato. Y en campeonatos de luchas al cinto. Y en iniciativas solidarias como cuando fue a Togo con Héctor y Clemente –vaya tres–para hacer un campo de deporte y pozos de agua y vivió a la vez los momentos más felices y duros en un mismo viaje. «Nada más llegar me cogió un niño de la mano, se colgó a  mí y no se separaba para nada. Quería venir para León, separarme de él al marchar fue de lo más duro que me ha pasado», recordaba esta deportista que también es una destacada jugadora de fútbol sala, deporte en el que destaca casi como en la lucha.

Y cuando Miriam habla de lo más duro que ha pasado en su vida sabe de lo que habla pues en el último corro que ha ganado tenía un rival muy difícil, una gravísima enfermedad a la que plantó cara con la misma decisión y la sonrisa que muestra al salir al centro del corro. Y como ha ocurrido prácticamente siempre en la lucha, ‘La niña con calle’, también supo cómo se le saca una cadrilada a la enfermedad.

Y se la sacó. Corro para ella.
Volver arriba
Newsletter