Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Elena Carretero: "En un conflicto el horror se propaga en todas direcciones"

CULTURASIR

La militar que este martes imparte la conferencia en el Museo de León. | L.N.C. Ampliar imagen La militar que este martes imparte la conferencia en el Museo de León. | L.N.C.
L.N.C. | 11/02/2019 A A
Imprimir
Elena Carretero: "En un conflicto el horror se propaga en todas direcciones"
Periodismo La militar española hablará de su actividad en la segunda conferencia del ciclo organizado por La Nueva Crónica, la Fundación Jesús Pereda de CCOO, Caja Rural y la Cátedra ‘Almirante Bonifaz’ de la ULE
La comandante Elena Carretero Bravo, que este martes a las 19:00 horas imparte en el Museo de León la segunda conferencia vinculada a la exposición del fotoperiodista leonés JM López con el título ‘Mujeres en conflicto: visión de una mujer militar española’, ingresó en la Academia General Militar como miembro de la 56 promoción de Oficiales del Ejército de Tierra donde obtuvo el empleo de teniente de ingenieros en 2001, siendo destinada a la Unidad de Zapadores 11, con sede en Badajoz, con quienes participó en las misiones militares de Kosovo en 2002 e Irak en 2004. Tras su ascenso a capitán realizó otras dos misiones en Líbano en 2009 y 2011. También ha trabajado en la retirada de minas en Etiopía, Mali y Líbano por cuenta de Naciones Unidas. Como comandante está destinada desde 2016 en el Mando de Operaciones (MOPS), específicamente en el área de Protección de la Fuerza y jefe de la célula contra Artefactos Improvisados.

¿Cuál fue la primera misión internacional en la que participó y qué recuerda de ella?
– La primera misión en la que participé fue en Kosovo (KFOR), donde estuve tan sólo un par de meses porque regresé para ir desplegada a Irak con la Brigada española Plus Ultra II. En ambas, por aquel entonces yo era teniente jefe de una sección de zapadores, recuerdo que estaba muy pendiente de controlar todas mis responsabilidades; es decir,nuestros cometidos para contribuir a la misión, nuestro material y por supuesto el bienestar y la cohesión de mi pequeña unidad.

¿Cómo valoraría usted el papel de la mujer en los conflictos? ¿Son siempre víctimas en la misma medida que los hombres o las víctimas no entienden de géneros?
– Creo que las víctimas no entienden de género, y durante un conflicto el horror se propaga en todas direcciones. No obstante, considero que sobre los conflictos tradicionalmente se habla mucho del frente de batalla y de los combatientes, y no siempre de las mujeres y de las niñas y de los niños que sufren, a veces en ese mismo frente de batalla, sin ser reconocidos como combatientes, otras por las consecuencias del conflicto y a menudo en ambas.

– En la exposición en torno a la que convoca este ciclo de conferencias en el que usted participa se hace un repaso sobre mujeres en conflicto por todo el mundo. ¿Recuerda usted algún caso especial de la situación vivida por las mujeres en alguno de los lugares en los que ha estado dentro de alguna misión internacional?
– No recuerdo ningún caso especial, tan sólo que conocer de primera mano lugares y personas víctimas de un conflicto te hace entender que las víctimas no adolecen de un problema o carecen de una necesidad, sino que los problemas son muchos y estructurales. Quiero decir, no recuerdo un caso en particular, pero si muchos de mujeres, viudas, a cargo de sus hijos, pero rotas de dolor por haber enterrado a otros hijos, con problemas de salud, económicos…muy complejo.

– Por su experiencia ¿qué papel desempeñan los periodistas que acuden a los conflictos bélicos?
– Los periodistas, que cuentan la realidad con objetividad y sirven de vía para enseñar a todo el mundo lo que pasa en lugares remotos, creo que realizan una labor encomiable.

– Usted entró en el ejército en 1996, ¿ha cambiado mucho desde entonces la visión que desde el propio Ejército se tiene de la mujer?
– Han pasado 22 años, la sociedad ha cambiado la visión que tiene de la mujer y por tanto, cómo no, también en las Fuerzas Armadas. Siempre hay margen de mejora, pero sin duda desde mi experiencia, la evolución de la visión y la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas es un éxito.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle