Publicidad
El voluntariado, pieza clave en la acción social de San Juan de Dios

El voluntariado, pieza clave en la acción social de San Juan de Dios

ACTUALIDAD IR

Personal del Hospital San Juan de Dios en una acción destinada a reducir la brecha digital entre menores. | L.N.C. Ampliar imagen Personal del Hospital San Juan de Dios en una acción destinada a reducir la brecha digital entre menores. | L.N.C.
Noemí Carpintero | 21/09/2020 A A
Imprimir
El voluntariado, pieza clave en la acción social de San Juan de Dios
Sociedad La Orden centra sus esfuerzos en la brecha digital de los menores
El voluntariado del HSJD de León, con más de medio siglo de historia, centra su labor principal en el acompañamiento a personas hospitalizadas, aunque también se encarga del Hogar Municipal del Transeúnte y del Programa de Protección Internacional. A esto, se une la labor de una Obra Social que aplica la doble perspectiva «cerca-lejos», dando soporte económico a proyectos de cooperación internacional en países en vías de desarrollo de África y Sudamérica. En sus más de cuatrocientos años de historia, la Orden Hospitalaria San Juan de Dios ha llevado a cabo tareas de apoyo físico, psicológico, social y espiritual en las personas más vulnerables. En León, la Orden cuenta con medio siglo de recorrido y sus voluntarios se encargan principalmente de tareas de acompañamiento a hospitalizados y apoyo a sus familiares, con el objetivo de hacer la dura estancia en el hospital «más humana».

Juan Francisco Seco, gerente del Hospital San Juan de Dios de León, asegura que el voluntariado para ellos es «un factor diferencial, un signo distintivo», y que no se remite únicamente a el cuidado y entretenimiento de los pacientes hospitalizados, sino que también cuentan con el Hogar Municipal del Transeúnte, un lugar donde acogen a quienes carecen de techo y precisan protección social.

El pasado año la Orden puso en marcha el Programa de Protección Internacional, una forma de dar respuesta a las necesidades de 85 refugiados, más de la mitad menores de edad. Como remarca Seco, se tratan de personas que han cruzado una frontera «por temor al conflicto y persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política». Los voluntarios se encargan de recoger y gestionar las donaciones de ropa, productos infantiles y otros enseres para el hogar, con el fin de que lleguen a las manos de quienes más lo necesitan.

Los voluntarios de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios tienen una visión de «cambio social» y se implican con los más necesitados porque «uno recibe mucho más de lo que da», explica el gerente del Hospital en León. La Orden forma parte de la Plataforma de Entidades de Voluntariado de León, un grupo de asociaciones que busca potenciar y promover el voluntariado en la sociedad leonesa, y basan su acción social en el compromiso y la empatía.

Entre las iniciativas del HSJD se encuentra el Programa Tapones Solidarios, surgido en el año 2014 y finalizado en 2019 y que «permitió reunir 13.689 kilos de tapones gracias a la colaboración de 46 entidades», explica Seco. Esta campaña de recogida tuvo un éxito total, ya que generó 2.500 euros para mejorar la calidad de vida y el acceso a la educación de niños con discapacidad en la provincia, pero se encuentra suspendida temporalmente por la pandemia.

Otra de sus campañas fue el crowdfunding #LaEducaciónSuRefugio, finalizado el pasado 15 de julio y que tenía como objetivo adquirir veinte ordenadores y/o tablets para paliar la brecha digital existente en los menores refugiados. El éxito de la campaña, gracias a la colaboración de un gran número de particulares y empresas, permitió la compra de estos medios tecnológicos tan necesarios para el aprendizaje de los escolares.

La Orden realiza estas acciones, en parte, gracias a convocatorias de subvenciones, microdonaciones en nómina aportadas por sus trabajadores, donativos de particulares y distintas acciones, «también se destina un euro del precio abonado por cada consulta», señala Seco.

La Agenda 2030 reconoce explícitamente a los voluntarios como actores para alcanzar los diecisiete Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS), unas metas que pasan por grandes políticas y pequeñas acciones. Todos tenemos la capacidad para transformar el mundo y conseguir que nadie se quede atrás.
Volver arriba
Newsletter