Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El ‘qué’ antes que el ‘cómo’

El ‘qué’ antes que el ‘cómo’

OPINIóN IR

05/05/2016 A A
Imprimir
El ‘qué’ antes que el ‘cómo’
La Cultural está a punto de cumplir tres de sus principales objetivos estratégicos. El primer equipo tiene al alcance de su mano la mejora en puestos y en puntos y, de paso, su presencia un año más en la Copa del Rey, que parece una migaja para esos aficionados que en el inicio de la temporada se ilusionarán de nuevo con ver de cerca a un grande del fútbol español.

El filial consumó su segundo ascenso consecutivo y sigue recuperando el pulso después de que unos vándalos de los despachos, liderados por los diabólicos Dionisío Elías y Santiago Vega, le segara la vida. Y, además, el equipo juvenil está a un paso de regresar a la categoría nacional. Las dos últimas eran obligaciones que se había marcado la nueva propiedad en su propósito de asentar un modelo de formación de jóvenes talentos.

Solo se ha recorrido la mitad de un camino que tiene como metas la Tercera División y la División de Honor Juvenil, escenarios más apropiados para la envergadura del proyecto. La urgencia es máxima para poner en marcha la idea en un escenario propicio y no importa tanto el cómo y sí el cuándo; primero los resultados y luego la estructura.

La cantera se quedó sin el deseado líder, Óscar Garro, cuya actividad se centra principalmente en Kazajistán. Sobre su figura giraba el tan necesario plan de reestructuración de una base hecha jirones. Se han colocado parches, pero la solución está por llegar.

Dotar a los diferentes equipos de una identidad, desde el fútbol a realizar hasta la vestimenta que lucir, con entrenadores que hablen el mismo idioma, que crean en el libro de estilo, con la capacidad para seducir a los talentos de la tierra aunque no hayan ‘nacido’ en la propia casa.

El CDF Peña es un buen vivero al que acudir, independientemente de las aristas y de los apellidos. Conocidas las intenciones, llega el momento de ejecutar el plan, aunque hasta entonces las penas con pan son menos.
Volver arriba
Newsletter