Publicidad
"El pantano parece bello pero esconde un fondo terrible"

"El pantano parece bello pero esconde un fondo terrible"

CULTURAS IR

Mario Santos Arias y Lores Espinosa von Wichmann, los directores del documental que hoy se presenta en el Ateneo Varillas de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Mario Santos Arias y Lores Espinosa von Wichmann, los directores del documental que hoy se presenta en el Ateneo Varillas de León. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 18/04/2015 A A
Imprimir
"El pantano parece bello pero esconde un fondo terrible"
Cine Mario Santos y Lores Espinosa von Wichmann presentan en el Ateneo Varillas su documental ‘Mi valle’, sobre Riaño
Mario Santos Arias es joven, realizador de documentales y madrileño. Como tantos jóvenes de la capital tiene sus raíces en un pueblo de León, Acebedo, al que regresa siempre que puede, en el que fue feliz por el contraste entre el agobio capitalino y la libertad de un pueblo ganadero y apartado de la carretera. Ya conoció el pantano de Riaño cerrado y en sus regresos (acompañado ya de Lores Espinosa von Wichmann) escuchaba a su padre hablar de aquella batalla para evitar el cierre, de los duros momentos vividos, del pueblo tomado por la Guardia Civil, del hombre que se pegó un tiro... "Así supe que aquel pantano que me parecía tan bonito tenía unas tripas podridas", señala Mario Santos y Lores Espinosa abunda en el tema. "Siempre hablábamos de las posibilidades del pantano, de un lugar para hacer un documental... " Y se pusieron a ello.

- Fuimos al Ayuntamiento de Riaño para informarnos y nos remitieron a Toño González, quien a su vez nos puso en contacto con su hermano Fonso (Alfonso González) y ahí cambió todo».

Fonso es uno de los más activos miembros del llamado grupo ‘los del caldero’ (Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño).  "Yo les conté mi experiencia, mi verdad, lo que había pasado en Riaño en 1986 y 1987  pues yo lo viví en primera persona, ya que tengo ahora 50 años".

Cuando llegas y ves el pantano dices ¡qué bonito!, pero después descubres algo podrido en sus entrañas A los recuerdos de sus familiares en Acebedo se sumaron los testimonios recogidos en Riaño, las fotos que les dejaron los vecinos, leyeron lo que se había publicado, se documentaron y "empezamos a ver la propia comarca de otra manera, ya no era el lugar idílico que veíamos desde la carretera al pasar;supimos que el lugar idílico había sido pero ahora era un pantano cargado de secretos, de memoria y de injusticias".

Alfonso González no es de los que no ha querido volver a su pueblo ni se ha negado a recordar aquel valle anegado. "Todo lo contrario, cada día hablo con gente que vivió allí, recojo testimonios, fotografías, viejas grabaciones. He abierto las compuertas de la frustración y quiero divulgar el daño que han hecho, darlo a conocer, explicar la catástrofe que supuso para mi pueblo y darle una energía positiva, hacerlo sin ningún rencor, sin ningún afán de revancha, pero me niego a que mande el olvido".

Yo desciendo de Acebedo y no viví lo del pantano, hablar con las gentes me ha cambiado todas las ideas Estas opiniones contundentes también aparecen en el documental. El recuerdo de que en aquel valle «tuve  una infancia muy bonita, feliz, era un espíritu libre pero me lo robaron. Primero cuando me llevaron con 12 años a Madrid, que siempre lo recuerdo como un viaje muy triste pero que se compensaba con los regresos a Riaño era el regreso, a la felicidad. Después fui a la mili y entonces pasó todo, todo quedó en nada, mi pueblo desapareció, de aquel valle sólo quedaron los rescoldos, algo que me marcó para siempre», como por otra parte ha quedado patente en las actividades de todo tipo que ha puesto en marcha.

Santos y Espinosa agradecen la predisposición de los hermanos González para ofrecer sus testimonios. "No es fácil después de una experiencia como la de Riaño, mucha gente prefiere olvidar. Con estas opiniones y las imágenes de recurso que nos cedieron ya pudimos montar el documental, que tiene 18 minutos de duración. Lo quisimos hacer así porque lo pensamos para un festival de corto documental. Por eso, aunque lo hemos titulado ‘Mi valle’ realmente se refiere solamente a Riaño, la capital del valle, pero quisimos ponerle ese título pues con el tiempo trataremos de hacerlo más largo con el resto de los pueblos anegados, más testimonios, imágenes...".

A la pregunta de qué sintieron cuando vieron montado el documental no dudan: "Es muy emocionante y más verlo con la gente del valle, como hicimos cuando lo estrenamos en Riaño. Es una especie de álbum de fotos que pretende que la gente que no vivió aquel cierre vea el pantano de otra manera, como un lugar que puede ser muy bonito pero tiene fondo, esconde historias terribles, gente que no quiere hablar y nosotros pretendemos decir en el documental aquello que a la gente no le sale contar".

Ése es el trabajo que hoy llega al Ateneo Varillas, ‘Mi valle’, la historia reciente de Riaño y su comarca, un pueblo que, en palabras de Fonso González, "no se sabe muy bien qué tiene este pueblo pero es evidente que engancha, que enamora a la gente con un mínimo de sensibilidad pero los políticos... no lo vieron, no lo quisiero ver, no son gente honrada".
Volver arriba
Newsletter