Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El otoño se hace fuerte en los Ancares

El otoño se hace fuerte en los Ancares

ESPECIALES IR

El segundo premio fue algo distinto este año, la estampa de dos lagartos. | RBALE Ampliar imagen El segundo premio fue algo distinto este año, la estampa de dos lagartos. | RBALE
Mar Iglesias | 20/11/2019 A A
Imprimir
El otoño se hace fuerte en los Ancares
INTUR Reserva de la Biosfera de los Ancares Leonesas: Es una de las panorámicas más apreciada en el Bierzo, algo que ha promocionado con sus concursos de fotografías
Respira el otoño en casa, cuando está dentro de Ancares. Lo hace a pleno pulmón, sin dejarse nada fuera de esa Biosfera íntegra que le da vida y le pone el apellido a un Bierzo justo en el sitio. Allí, cada estampa se convierte en lienzo. Cada panorámica en retrato a enmarcar.

Cuando hablamos de Los Ancares Leoneses, nos situamos en el noroeste de la provincia de León. Están declarados como Reserva de la Biosfera desde 2006, una figura creada y concedida por la UNESCO dentro de su Programa Persona y Biosfera (MaB). Esta catalogación está reservada para los territorios del planeta con valores sobresalientes en cuanto a su medio natural, social y económico y la RBALE los tiene en los municipios que la conforman, que van desde Peranzanes, pasando por Candín, Vega de Espinareda y Villafranca del Bierzo. Su gestión actual se realiza a través de un Consorcio que aglutina a esos cuatro Ayuntamientos y al Consejo Comarcal del Bierzo.

Precisamente hace unas semanas que se renovó esa junta directiva que cuenta con portavoces nombrados por cada uno de los Ayuntamientos y el Consejo Comarcal, con el compromiso de continuar trabajando de forma conjunta apostando por la figura de Reserva de la Biosfera y sus objetivos.

El Consejo Comarcal se encarga de nombrar al nuevo presidente de la RBALE, cargo que ostentará durante esta legislatura el consejero comarcal de Medio Ambiente, Ricardo Fernández García. A su lado están Alejandro González Santín, por el Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo, José María González Martínez, del Ayuntamiento de Candín, Santiago Rodríguez García por el Ayuntamiento de Vega de Espinareda y Manuel Cerecedo García por el Ayuntamiento de Peranzanes.

De ellos depende el devenir de una zona llamada a ser una salida turística para el Bierzo y aún hoy una gran desconocida por dentro. Por eso la Reserva ha ideado una manera de dejarse ver, de ponerse sobre el foco y ha ido abriendo puertas a un concurso de fotografías que este año ha cumplido su segunda edición pero que ha permitido que las pupilas se abrieran de una manera sorprendente.Es más, aún sigue activa la muestra de los trabajos del primer concurso que se deja ver en el Centro Comercial El Rosal este mes y que sigue llamando la atención por la majestuosidad del paisaje y no solo eso, sino la fuerza de las tradiciones que reposan en este enclave, de los oficios, de la flora y la fauna... Es mucho lo que contar de Ancares, por eso es mejor que hablen las fotografías.

Este año además, los premios otorgados a las mismas se han coordinado con los empresarios turísticos y emprendedores de la zona. El primer premio este año fue para un espectacular camino otoñal en Guímara, un trabajo presentado por Laura Martín y que se llevó un fin de semana completo en una Casa Rural de la RBALE valorado en 300 euros. A la zaga le fue, pero en otro tono la imagen de los lagartos de Joaquín González Poncelas que se hizo con el segundo premio, otro fin de semana completo en un Hotel Rural de la RBALE, valorado en 200 euros. El tercer premio se lo llevo «Mirando a la cámara todas sin moverse y decimos muuu...» de Luis Otero González, que se llevó un pack de productos de la RBALE de Artesanía Pumarego, 28 Lunas Miel, Vino Banzao, Cerveza Castreña, Miel Salvaxe, Chatonas de Pastelería Bierzo Rico, Productos cárnicos Valle de Fornela. Un total de 54 autores presentaron 421 trabajos excepcionalmente maravillosos entre los que el jurado se vio obligado a escoger.

Pero este premio llega con las imágenes del primer concurso en activo. Hasta el 30 de noviembre están expuestas en el Rosal con el objetivo de «dar a conocer un poco más el territorio declarado como Reserva de la Biosfera en la principal ciudad de la comarca del Bierzo».

El primer concurso de fotografía temática de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses se realizó para dar a conocer la figura de Reserva de la Biosfera entre la población residente y visitante, y, de forma indirecta, para poner en valor de los recursos naturales y culturales del entorno. «El medio audiovisual es hoy en día un importante referente de divulgación y ayuda a la conservación de forma transversal ya que en una sociedad globalizada la imagen cuenta, en muchas ocasiones, más que mil palabras así que este primer concurso ayudó al impulso de la imagen de la RBALE», explica la Reserva.

Este proyecto surgió al amparo de las sugerencias tomadas en las reuniones mantenidas con el sector turístico y con el Consejo de Participación de la RBALE y, en ese momento, se establecieron tres categorías en las que cada autor podía presentar un máximo de 5 imágenes. Sobre naturaleza, patrimonio cultural y tradiciones. Al final los premios se fueron para José Ángel Alonso García por «A Pontiga, Villar de Acero» en la categoría de Naturaleza, en la que le siguió Daniel Sánchez Enjuto por «La grandeza del entorno».

Gregorio Manglano por «Castro de Chano, Peranzanes» fue el primer premio en la categoría de Patrimonio Cultural y José Ángel Alonso García se llevó el segundo con «Aira da Pedra». En cuanto a tradiciones, el primer premio fue para Francisco Javier Vecino Ferrer por «Los Maios, niño verde» y el segundo premio para Francisco Javier Vecino Ferrer por «Danzantes». Estos trabajos son una manera de visibilizar lo que los Ancares da, pero es un territorio que va mucho más allá, donde la mujer rural se ha hecho fuerte y este año ha sido protagonista de unas jornadas, donde los productos propios comienzan a enorgullecerse de poder llevar un sello propio de la zona y donde todas las piezas comienzan a encajar para hacer de él el ejemplo de turismo sostenible que desea la comarca.
Volver arriba
Newsletter