Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El miedo al triunfo

El miedo al triunfo

OPINIóN IR

03/07/2019 A A
Imprimir
El miedo al triunfo
Tengo la sensación de que perdemos oportunidades de mejorar a cada paso, ya sea en el trabajo, en las relaciones con los demás o en cualquier ámbito de la vida.

No sé si el motivo suele ser la pereza o el conformismo, la indolencia o incluso la prepotencia, algo que es incluso más grave. Quizá es que no damos más de sí, pero lo dudo.

Suelo pensar esto cada vez que voy a un bar que bien por su situación, bien por la calidad de alguno de sus productos, podría ser el mejor de España. Pero no se solucionan los problemas que hay y se queda en un quiero y no puedo, aunque siempre podemos culpar al bar de enfrente. Como cuando se la echamos al árbitro, a Valladolid o a Madrid, a la herencia recibida o a la crisis. Como cuando no vemos que nosotros podemos hacer más de lo que pensamos pero es más fácil culpar al otro, para así vivir tranquilos en ese purgatorio que parece dejarnos sin remordimientos.

¿Qué sería de León si todos los leoneses que pueden invirtieran en León? ¿Se imaginan una ciudad sin un solo local comercial vacío y, por tanto, con precios asequibles para facilitar la vida a los que llamamos emprendedores? ¿Y pisos con un coste real? ¿Y ofertas de trabajo dignas? ¿Y políticos implicados de verdad, sin cronómetro con solo cuatro años de tiempo?

No hablo de dejar de reivindicar, porque una tierra que no lo hace firma su propia sentencia de muerte, y siempre hay cuestiones que no dependerán de los leoneses, pero sí se puede luchar de verdad por lo propio desde este territorio, pero hacerlo con conciencia, con una serie de objetivos para cumplir.

Por todo esto me pregunto si no habrá en todos y cada uno de nosotros un cierto miedo a triunfar, a lograr los fines propuestos, si no será más cómodo vivir con lo justo y necesario para luego dedicarse a clamar en el desierto, anhelando que llegue un maná que no tiene por qué venir caído del cielo (y así seguir con la eterna queja y sin salir del bucle, en el que tan cómodo se está).
Volver arriba
Newsletter