Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El impuesto a autovías obligaría a pagar un euro por usar la A-66

El impuesto a autovías obligaría a pagar un euro por usar la A-66

ACTUALIDAD IR

Vista de la autovía A-231 a su paso por el término municipal de Sahagún, una de las cuatro vías de alta capacidad gratuitas de la provincia. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Vista de la autovía A-231 a su paso por el término municipal de Sahagún, una de las cuatro vías de alta capacidad gratuitas de la provincia. | SAÚL ARÉN
Sergio Jorge | 14/08/2019 A A
Imprimir
El impuesto a autovías obligaría a pagar un euro por usar la A-66
Infraestructuras El Gobierno estudia sufragar el mantenimiento de las autovías gratuitas con una tasa del 10 % de los peajes actuales, algo que afectaría a 310 kilómetros en la provincia
león. El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, inició este martes un debate público que podría tener consecuencias importantes en la provincia de León al plantear un nuevo modelo para sufragar el mantenimiento de las autovías gratuitas, que afectaría por tanto a los 310 kilómetros de vías de alta capacidad que atraviesan las tierras leonesas: A-231, A-66, A-60 y A-6, a la que se añade la CL-631 entre Ponferrada y Toreno, inicio de la autovía que unirá la capital berciana con Villablino.

La idea lanzada por Ábalos, que según explicó primero en El País y después en Telecinco, tendría como base utilizar las autovías públicas gratuitas para reducir el coste de las autopistas, con especial incidencia en las de mayor coste, como son las que van a Galicia y a Asturias, por lo que la provincia de León se vería en este caso beneficiada. No hay que olvidar que actualmente la tarifa del trayecto Campomanes-León es de 13,35 euros, mientras que la León-Astorga cuesta 5,15 euros.

Según especificaba el rotativo madrileño, la decisión de crear un «impuesto simbólico», como lo denomina el propio ministro de Fomento, aún no está tomada, pero se baraja la idea de que el coste supusiera en torno al 10 % de lo que actualmente se abona cuando se utilizan las autopistas españolas.
Este cobro afectaría a cuatro autovías y un tramo de carretera autonómica en la provincia de León
Según publicaba en su edición de este martes El Español, el coste aproximado de este nuevo peaje para las autovías ahora gratuitas sería de en torno a 2 céntimos por kilómetro, aunque los residentes cercanos a estas vías quedarán exentos del pago puesto que se pretende grabar a los que más utilicen estas autovías y, por tanto, más contaminen.

Siguiendo esta hipótesis lanzada por el Gobierno, el tramo leonés de 56 kilómetros de la autovía entre León y Burgos costaría 1,12 euros, mientras que los 55 kilómetros de la A-66 entre la capital leonesa y Benavente supondrían un desembolso de 1,08; 0,56 euros para los 28 kilómetros de la A-60 desde León hasta Santas Martas; 3 euros para los 150 kilómetros por los que discurre la A-6; y 0,44 euros para la vía ya desdoblada entre Ponferrada y Toreno. Son en total 6 euros los que el Gobierno ingresaría por cada vehículo que recorriera todas las vías de alta capacidad de la provincia leonesa.

El objetivo por tanto es poder hacer frente al coste de mantenimiento de las autovías, que según los cálculos del Gobierno, asciende a 1.100 millones de euros al año. Y aunque supondría un coste para el usuario en las autovías públicas del Estado (está por ver cómo afectaría a las de titularidad autonómica, donde destaca en León la presencia de la A-231 y el tramo entre Ponferrada y Villablino, aunque ya se ha avanzado que tendría que llegarse a un consenso con las comunidades), compensaría según los territorios el pago de los peajes, además de que las autopistas cuya concesión privada se caduque en los próximos meses no se va a prorrogar, como ya ha sucedido desde que llegara el PSOE al Gobierno, con el ejemplo del tramo de la AP-1 entre Burgos y Álava, que ya es gratis. A finales de año también se implementará esta medida en la AP-4 entre Sevilla y Cádiz.
El coste aproximado de este peaje sería un 10 % menos que el habitual, unos 2 céntimos por kilómetro
Según explicó el ministro en Telecinco, la posibilidad de cobrar por el uso de las autovías «es una cuestión recurrente», de ahí que ya en el anterior mandato se planteara la creación de una subcomisión para estudiar la financiación de la red de carreteras de alta capacidad, que aunque no llegó a constituirse, no está descartado que se ponga en marcha en el futuro con el objetivo de abordar «desde un punto de vista serio y riguroso» el mantenimiento de las autovías públicas. «Es la única infraestructura en materia de transportes en la que el usuario no abona nada, salvo las concesionadas. En el resto todas están sometidas a un pago por uso. Es una reflexión y también cómo se puede derivar a la política social el uso de estos instrumentos. Pero es un debate que ni siquiera se ha iniciado», agregó el ministro.

Son en total 17.163 los kilómetros de vías de gran capacidad, entre las que se encuentran las autopistas de peaje, autopistas libres, autovías y carreras de varios carriles, aunque de ellas son 12.000 kilómetros las que forman parte de la Red de Carreteras del Estado.

La Junta no se pronuncia


Ante este debate abierto este martes, el director general de Carreteras e Infraestructuras de la Junta, Jesús Puerta, destacó que será el consejero, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien fije «la guía que haya que seguir» sobre este asunto en su comparecencia en las Cortes. Recordó no obstante que son pocos los kilómetros que el Ejecutivo autonómico tiene en propiedad en la comunidad, entre ellos la autovía A-231 y el tramo entre Ponferrada y Villablino, aunque puso como ejemplo la Valladolid-Segovia, que se sufraga mediante la fórmula del «canon en sombra», en el que la Junta paga al Estado «en torno a 4 o 5 céntimos por vehículo y kilómetro».
Volver arriba
Newsletter