Publicidad
El final de una época

El final de una época

OPINIóN IR

02/06/2021 A A
Imprimir
El final de una época
Las tres centrales térmicas de la provincia de León –Compostilla, Anllares y La Robla– han sido durante décadas importantes motores económicos para esta tierra. Pero, hace ya unos años, se decidió su cierre por utilizar carbón como combustible –medida común en toda España–, puesto que, decían, el mineral había perdido competitividad y, además, el coste del derecho de emisiones de dióxido de carbono se había incrementado; motivos económicos y medioambientales, en definitiva. Sea como fuere, el caso es que las tres están ya desconectadas de la red eléctrica y afrontan su destino final…

Precisamente la de Anllares vivirá mañana un nuevo episodio clave en su desmantelamiento: la voladura de la torre de refrigeración, una de sus estructuras más características. Será esta la última en caer así –los silos, la chimenea y la caldera fueron también derribados de esta manera– y, con ello, cambiará por completo –no hace falta que te lo diga– el entorno al que estábamos acostumbrados hasta hace bien poco…

Mañana, pues, salvo imprevisto, estaré a la una de la tarde en Anllares con la vista puesta en la central para vivir en primera persona esos escasos segundos que simbolizan, de alguna forma, el final de una época; y ya te digo yo que no seré el único…

Para que te hagas una idea, el pasado 6 de mayo –no hace ni siquiera un mes– tuvo lugar la voladura de la caldera; y, la verdad, resultó sobrecogedor… A la hora prevista –en esa ocasión, las tres de la tarde–, con puntualidad británica, se escuchó un gran estruendo y, en apenas unos segundos, caía al suelo una enorme estructura metálica; y se levantaba acto seguido una más que considerable polvareda. Salvo el ruido de la explosión –y el de la cámara de un fotógrafo disparando en ráfaga–, no se oía nada más que el trinar de los pájaros y el sonido de los cencerros de unas vacas que se encontraban a unos pocos metros…, pues todos los que estábamos allí guardábamos silencio, sabedores de lo que significaba lo que estábamos viviendo…
Volver arriba
Newsletter