Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El embrujo de la mina

El embrujo de la mina

CULTURAS IR

La artista Conchi Casado con las personas que la arroparon en la inauguración de la exposición en la Fundación Vela Zanetti. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La artista Conchi Casado con las personas que la arroparon en la inauguración de la exposición en la Fundación Vela Zanetti. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 13/11/2019 A A
Imprimir
El embrujo de la mina
Arte contemporáneo Conchi Casado presenta en la sede de la Fundación Vela Zanetti una muestra que ofrece una visión global de diferentes lugares y tipo de minería, así como las protestas por el cierre de las minas de carbón en la provincia de León
Conchi Casado Sulé, ingeniera de minas en los últimos años en que éstas estuvieron en funcionamiento y ahora dedicada a la actividad artística, presenta una serie de cuadros cuyo referente principal y único es la mina en los aspectos más diversos que uno se pueda encontrar.

Dos cuadros más recientes en los que muestra las minas en nuestra provincia, concretamente uno de forma esquemática planteando varios cortes en el interior de la tierra y otro sobre las minas de wolframio en las faldas de la Peña do Seo, cuyos barracones quedaron abandonados al terminar ese tipo de minería poco después de finalizar la segunda guerra mundial, cuadros en los que de un modo singular presenta los paisajes del medio minero, como los que se ven en su pintura sobre las Médulas, vestigios del modo de extraer el oro por parte de los romanos y todas las obras que realizaron para cumplir ese objetivo.

En su exposición hay además minas de otros países, en Rusia, en Canadá, en Alemania, con un colorido vibrante, diferente a nuestros tonos oscuros o grisáceos de la minería del carbón. Además de presentar castilletes abandonados, minas a cielo abierto y un apartado especial para las marchas en protesta por el cierre de la minería del carbón en nuestra provincia. Un amplio espectro que recorre varios temas relacionados con esa actividad, con imágenes de un color reforzado y vibrante, que es el que tienen ese tipo de explotaciones a lo largo de distintos países del mundo. La autora misma cuenta: «los colores de la minería metálica tienen unos tonos que alucinas, aunque en la pintura hay que hacerlos más vivos para darle algo más de vidilla a la cosa».

Como dice Roberto Fernández, director del Museo de la minería de Sabero: «los expertos que me acompañaban en la inauguración de la exposición manifestaron que la pintura de Concha Casado es muy singular y muy potente». Y eso se puede ver a los largo de la exposición distribuida en los dos espacios de las salas de Vela Zanetti en los que la autora presenta sus obras. Las técnicas que utiliza en su pintura las indica ella misma: «Utilizo el óleo y el pastel, que lo he retomado hace dos años, no utilizo el acrílico porque se oscurece con el tiempo».

Al presentar su obra la autora nos cuenta: «En esta exposición quise representar una visión global y mundial de la minería, en sus variados aspectos: minería del carbón, minería metálica, minas de litio, extracción de minerales, cielos abiertos, explosiones y sobre todo las protestas que se plantearon con el cierre de la minería».

Son obras que van desgranando poco a poco un mundo que se está muriendo porque los poderes políticos han decidido que es un material muy contaminante y caro de extraer en nuestra provincia y por ello han dejado las cuencas llenas de castilletes y restos mineros que se van arruinando poco a poco, solamente enclaves como el de Sabero y la mina Julia de Fabero, convertidos en museos resiste a la ruina.

Concha Casado se planteó esta exposición cuando vio cercano el final, como ella misma dice: «Inicié el proyecto cuando se veía que el carbón iba a morir para dejar constancia de la dedicación de tantas personas a la extracción de minerales de las entrañas de la tierra en las comarcas leonesas».

La exposición estará en esta sala hasta el día 19 de noviembre y la autora ya tiene un destino próximo para ella, según nos dice: «Todo esto va en diciembre para la Robla porque quieren hacer una exposición en recuerdo de los tiempos pasados». Conviene animarse y verla como recuerdo a lo que fue un mundo lleno de vida y económicamente próspero, aunque también tuvo sus cosas oscuras y tristes.
Volver arriba
Newsletter