Publicidad
El consejero leonés

El consejero leonés

OPINIóN IR

13/06/2017 A A
Imprimir
El consejero leonés
"Pon un consejero leonés en tu vida". Esa es la máxima que cualquier organización que se precie ha de tener en cuenta para operar en territorio leonés.

Herramienta utilísima donde las haya, tanto sirve para un roto que para un descosido, pero fundamentalmente se hace imprescindible para el control de daños que en momentos determinados puede ocasionar ese difícil carácter de los leoneses, tan dados al lloriqueo y a señalar la afrenta y la desigualdad territorial.

Un consejero leonés te hará un trabajo impagable cuando haya que desmontar esas vacuas creencias que suelen establecerse en el territorio leonés sobre una y otra cuestión. Da igual que una inmensa mayoría de sus habitantes convengan en lo que sea. Lo mismo da que esa mayoría se haya conformado con actores que nadie nunca imaginó que pudieran compartir algo: sindicatos, cámaras de comercio, organizaciones empresariales, colectivos sociales, etc. El consejero leonés establecerá sin dudar el carácter de lo posible y de lo imposible, dedicará una mirada condescendiente a sus paisanos, y les recordará, impávido, que su opinión, por más amplia e imparcial, es la única verdad sobre lo que sea.

El consejero leonés siempre vendrá acompañado por una notable corte de aduladores y obsequiosos opinadores, de esos que llenan tertulias radiofónicas o tribunas periodísticas. Estos siempre sabrán aplicar su cinismo a la cuestión que en cada caso toque, y tirarán de inmediato de su memorizado mantra de falacias y rápidas descalificaciones que persiguen perpetuar el statu quo que la organización del consejero leonés defiende por encima de todo: localismo, victimismo, desunión, fronteras… Unos y otros, consejeros y opinadores, son ya tan repetitivos y cansinos en su desgastada retórica que solo consiguen traerme a la mente una única frase mágica. Pronunciada habitualmente por Simpson, ese conocido filósofo moderno, es sin duda reflejo del hastío que sienten esa inmensa mayoría de leoneses y leonesas que no tienen cargo de consejero o consejera: «Me aburro».
Volver arriba
Newsletter