Publicidad
El Bierzo recibe este verano a 13 niños saharauis del programa Vacaciones en Paz

El Bierzo recibe este verano a 13 niños saharauis del programa Vacaciones en Paz

ACTUALIDAD IR

un grupo de pequeños saharauis en un acto defendiendo la libertad del Sahara durante su estancia vacacional en España. | ICAL Ampliar imagen un grupo de pequeños saharauis en un acto defendiendo la libertad del Sahara durante su estancia vacacional en España. | ICAL
Diana Martínez | 10/06/2016 A A
Imprimir
El Bierzo recibe este verano a 13 niños saharauis del programa Vacaciones en Paz
Sociedad La asociación apunta que las condiciones del día a día este año en el campo de refugiados de Tindouf han sido muy malas por las inundaciones sufridas en invierno
El Bierzo recibirá este verano 13 niños saharauis procedentes de los campos de refugiados de Tindouf, en Argelia, dentro de su programa de Vacaciones en Paz. La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui del Bierzo y las familias que pertenecen al colectivo y acogen a los niños durante el verano, los recibirán en dos viajes. Uno el día cuatro de julio, en un vuelo que llega a Valladolid con siete niños. Y otro vuelo que llega a Madrid el día 9 de julio con otros seis pequeños.

La recepción de los niños por parte de sus familias de acogida tendrá lugar en Toral de los Vados, a donde llegarán los autobuses que ha dispuesto la Asociación. Son niños de entre 9 y 13 años, seis de ellos nuevos y que se alojarán con otras tantas familias también nuevas en la asociación, por lo que será una experiencia novedosa para todas las partes implicadas.

Los niños saharauis pasarán los meses de julio y agosto en casas del Bierzo y participarán con sus familias en la vida cotidiana y en encuentros del colectivo.

Tal y como explica la presidenta de la Asociación, Carmen Franco, este año la situación en los campamentos “ha sido más dura que en años anteriores a causa de las grandes inundaciones” por las lluvias que han sufrido los campos de refugiados saharauis en Argelia. «Muchas de las construcciones de adobe se han venido abajo, las ‘jaimas’ de lona se han estropeado y hay muchas familias que se han quedado sin hogar e intentan ahora reconstruir con sus propias manos, a falta de la ayuda humanitaria que debería llegar».

Es por ello, que cree que los niños vendrán en unas condiciones de nutrición peores de lo habitual y buena parte de los objetivos del programa ‘Vacaciones en Paz’ es ofrecerles aquí las condiciones de alimentación y atención médica necesarios que no pueden tener el resto del año en su lugar de residencia. Así, pasarán controles sanitarios y podrán posiblemente recuperar en algunos casos situaciones desfavorables de salud o desnutrición.

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui del Bierzo tiene además otro programa de acogida durante los meses de duración del curso escolar, el programa ‘Madrasa’, que mantiene a varios niños escolarizados en España durante el año y que, al revés que en el programa Vacaciones en Paz, regresan a sus campamentos con sus familias biológicas en verano.

Carmen Franco pone de manifiesto la difícil situación del Sahara y aprovecha para reivindicar la necesidad urgente de ayuda del campamento. “Es incomprensible como cuarenta años después todo siga igual, que España no haya asumido su responsabilidad en el hecho que haya tanta gente desplazada de su país, que nadie haga nada”. En este sentido, recuerda como las familias vinculadas a la causa saharaui «comprendemos mucho mejor el drama actual que están viviendo los refugiados sirios, que si es duro ver ese tipo de imágenes por la tele, más duro es conocer la situación real, verlo allí y vivir aquello».

A las puertas de unas nuevas elecciones generales, sabe que «para los partidos tradicionales el pueblo saharaui ha quedado claro que no cuenta. De los partidos, los únicos que se han acordado y nos han nombrado en varias ocasiones en Podemos, pero en cuestión de política yo ya no me creo nada hasta que no ve actuaciones».

Las familias del colectivo esperan con ilusión la llegada de sus niños en acogida par a que vuelvan a disfrutar un años más de sus vacaciones en paz.
Volver arriba
Newsletter