Publicidad
El Antruido de Riaño

El Antruido de Riaño

OPINIóN IR

19/02/2020 A A
Imprimir
El Antruido de Riaño
En apenas unos días llega de nuevo el tiempo de las máscaras. Las del carnaval ‘común’ –si es que podemos llamarlo así–; pero también las de esas mascaradas de invierno más nuestras, cuyos orígenes se pierden en el tiempo, y que también se hacen protagonistas en estos días.

Riaño celebra su Antruido el próximo sábado, y anuncia «al oscurecer» –pongamos hacia las siete– el desfile de la Mojiganga. Si decides acercarte, y puedes, aprovecha a pasar por allí el día, que no te faltará qué hacer: dar un paseo en barco por el pantano, y visitar el museo etnográfico y la iglesia románica es casi obligado. Y comer el típico cocido de arvejos –encárgalo para asegurar–: sopa –el caldo de la cocción con pan migado–, arvejos –unas legumbres autóctonas– acompañados de nabicol –un tipo de nabo de la zona, cuyo sabor, en cierto modo, a mí me recuerda al de las coles de Bruselas– y carne, claro, ‘androja’ –embutido a base de harina, grasa de cerdo y pimentón, metido en tripa y cocido como la morcilla– incluida. ¡Ah!, y manzana asada de postre.

Los zamarrones, personajes ‘diabólicos’ que ahuyentan con sus cencerros a los malos espíritus en el nuevo ciclo que comienza, recorren las calles de Riaño a ritmo de música tradicional, junto con otros protagonistas, entre ellos una dama –símbolo de la fertilidad–; un toro –virilidad y fuerza– y, sobre él, a modo de jinete, una vieja; o un oso, que representa el mal. La ‘quema de la Choza’ –una gran hoguera– pone el punto final al desfile, al tiempo que se reparte entre todos los asistentes chocolate con frixuelos. Y gratis, dicho sea de paso. Y, lo mejor de todo, con un muy buen ambiente en el que hasta la vieja montada en el toro acaba ‘bailando’…

La asociación Montaña de Vadinia es la que organiza un Antruido que, perdido hace unas cuantas décadas, fue recuperado en 2009. Desde entonces ha ido, poco a poco, consolidándose; y la participación de unos cuantos niños vestidos de zamarrones le augura un buen futuro. La iniciativa bien lo merece.
Volver arriba
Newsletter