Publicidad
El Adviento del Obispo

El Adviento del Obispo

OPINIóN IR

01/12/2015 A A
Imprimir
El Adviento del Obispo
Aunque a algunos les deprima, lo normal es que la llegada de la navidad genere una gran ilusión, sobre todo si se vive desde la fe. Por eso para los cristianos es tan importante el tiempo de preparación y espera llamado Adviento. Pero, además, para la Diócesis de Astorga este Adviento es muy especial, porque también espera, gozosa, la llegada de un nuevo pastor.

Llevábamos ya varios meses, desde que se veía cercana la jubilación del hasta ahora Obispo Don Camilo, en los que, mirando al futuro, tratábamos de conjugar elucubraciones y deseos sobre quién sería su sucesor. El enigma ya está felizmente resuelto desde el día dieciocho de noviembre en que se nos anunció su nombre. Ahora, ya dentro del tiempo litúrgico del Adviento, nuestra esperanza está puesta en la llegada del día en que Don Juan Antonio Menéndez tome posesión de la Diócesis asturicense, casi en vísperas de la Navidad.

Cuando los profetas anunciaban la venida del Mesías, decían: «¡qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia!». El principal mensajero es Jesús, pero también quienes vienen en su nombre. Podemos decir sin temor a equivocarnos que Jesucristo se hace presente y visible en la persona del Obispo. No es ninguna deshonra reconocer que los cristianos somos como un rebaño que siente necesidad de ser conducido por el pastor, por un guía. El Buen Pastor por excelencia es Jesucristo, pero ha querido servirse de otros pastores y por eso a los asturicenses nos alegra saber que está próxima la llegada del que ha querido para nosotros. Nos alegramos por su madura juventud, por su preparación intelectual, por su amplia experiencia pastoral, como cura rural y en cuenca minera, como cura de gran ciudad o como miembro de la curia diocesana y, sobre todo, por su reconocida bondad y cercanía. Y también porque es asturiano.

Cuando hace meses se hablaba de posibles candidatos, se decía de alguno de ellos que no aceptaría venir a Astorga porque sería poca categoría para él. Gran error. Astorga es una diócesis con solera, de las más antiguas de España, casi de origen apostólico, de las más extensas. Forma parte de tres provincias y de dos comunidades autónomas, con gran riqueza y variedad de paisajes, encrucijada entre vías tan importantes como la Ruta de la Plata, el Camino de Santiago y la A-6, un excelente patrimonio artístico y, sobre todo, unas gentes buenas y acogedoras que sin duda recibirán con todo el cariño a Don Juan Antonio.
Volver arriba
Newsletter